VENEZUELA/ Osman Quero, primer vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), rechazó la situación que enfrentan los horticultores en las alcabalas, donde a su juicio, prácticamente los productores están pagando un impuesto informal.

Quero indicó que los camiones que transportan alimentos suelen perder parte de los productos, ya que en las alcabalas los funcionarios de seguridad solicitan diversa documentación.

«Si por alguna razón no está algún documento al día, el camionero es ‘pechado’ por los funcionarios», dijo en referencia a que los agentes solicitan parte de los productos para permitir que el productor continúe su ruta.

Y continuó: «Esta situación se traduce  en dejar productos o rubros de las cosechas que se transportan en ese momento en las distintas alcabalas que se encuentran en el camino. Esto es prácticamente el pago de un  ‘impuesto’. La exigencia del sector está, en que no se debería permitir el trato que se da en las alcabalas  a los transportes de alimentos, que en consecuencia se traduce en un costo que termina encareciendo los productos al consumidor”, aseguró.

-Combustible-

Además, Quero señaló que el 2021 ha transcurrido para los productores agrícolas con serias dificultades para abastecerse de combustible.

Dijo, en ese sentido, que sí existe combustible en el país pero aún precios inaccesibles.

Necesitamos combustible para las cosechadoras, transporte e industrias que acondicionan el maíz para la próxima cosecha”, precisó.

El representante del sector agrícola recalcó la necesidad de retomar la distribución de combustible requerido para el transporte de los alimentos y las industrias productivas en la próxima cosecha de maíz que inicia en septiembre.

Por hectárea se requieren 62 litros de combustible aproximadamente”, explicó.