TÁCHIRA/ Carlos Fernández, presidente de Fedecámaras, realizó una gira por el estado Táchira que incluyó un encuentro con empresarios de Cúcuta en Norte de Santander, con el objetivo de conocer, de primera mano, la realidad existente en la frontera y del comercio binacional.

“Traemos una palabra de aliento y vamos a apoyar en identificar las potencialidades de la región y las posibles vías de solución a este largo cierre del intercambio comercial formal entre Venezuela y Colombia, y tratar de llamar la atención de lo necesario, importante, perentorio, pertinente, de que se vuelvan a reanudar las relaciones comerciales y el tránsito de personas entre los dos países”, manifestó Fernández.

«Tenemos una historia común y profunda, hay muchos colombianos que hacen vida en Venezuela y muchos venezolanos que hacen vida en Colombia. Es una realidad que necesita tráfico, transporte e intercambio y, creo que lo más importante es poner por encima los intereses de esas personas y tratar de separar las diferencias diplomáticas, las diferencias políticas, de la realidad social y económica y, sobre todo, de la vida de los ciudadanos”.

Para el presidente de Fedecámaras, hace falta sensibilizar más sobre este tema, de manera que propuso la instalación de alguna mesa de diálogo, algún punto de encuentro entre las diferentes autoridades para avanzar en una solución. Recordó que ya son varios años que los puentes y el intercambio formal están cerrados.

“Nuestras economías son complementarias. Se necesita el tráfico libre y formal de un país a otro para poder atender las necesidades de los ciudadanos y poder potenciar nuestras economías”, ratificó el líder gremial venezolano.

Resaltó que el “fin de toda actividad política, económica, comercial, no es otra que el ser humano”, y es necesario buscar espacios para su crecimiento. Se requiere trabajar en resolver la situación fronteriza y entender que “tenemos que mirarlo desde una perspectiva lógica. Colombia y Venezuela son naciones llamadas a labrarse un destino común y eso comienza con la complementariedad”.

Para Fedecámaras, hacen falta espacios multisectoriales donde se definan no solo la problemática, sino también, cómo ambas naciones pueden compartir un futuro común.

Al encuentro intergremial también asistieron: César Guillén, tesorero de Fedecámaras; Maximiliano Vásquez, presidente de Fedecámaras Táchira; Gipsy Pineda, presidenta de la Cámara de Turismo del estado Táchira y tesorera de Fedecámaras Táchira; Isabel Castillo, presidente de la Cámara de Comercio de San Antonio y Martín Labrador, vicepresidente de la Cámara de Industria y Comercio de Ureña.

– El tema consular –

Según estadísticas, en Colombia hay aproximadamente más de 1.800.000 venezolanos. El llamado de Fernández es separar lo diplomático de lo consular, lo comercial de lo político y privilegiar lo humano, ofreciéndole soluciones a los ciudadanos.

“Un millón 800 mil venezolanos que viven en Colombia, es un número muy importante. Todos los días tienen un requisito, temas que resolver y no tienen un consulado para apoyarse”.

Carlos Luna, presidente del Comité Intergremial del Norte de Santander, presente en la reunión de Cúcuta, valoró la presencia de Fedecámaras y Fedecámaras Táchira, que “vinieron a dejar un mensaje de lo necesario y urgente que es la apertura fronteriza, no solo al intercambio binacional, sino también a la incursión de los empresarios en nuevos mercados internacionales”.

“No queremos, como siempre, la queja, lo que se propone es un plan de trabajo que haga crecer nuestras empresas y sectores económicos con la creación de ruedas de negocios, además de la creación de una organización binacional en la que participen gremios locales y nacionales”.

Carlos Luna, ratificó que las relaciones políticas y diplomáticas tienen que mejorar para así restablecer el paso libre al transporte de mercancías entre Táchira y Norte de Santander, tal cual ocurre por Paraguachón.

Para concluir la visita al estado Táchira, Carlos Fernández, presidente de Fedecámaras, junto a Adán Celis, primer vicepresidente de Fedecámaras; Tiziana Polesel, presidente de Consecomercio; Luigi Pisella, presidente de Conindustria, ofrecieron una rueda de prensa.

Polesel catalogó de indispensable para el sector comercio y servicios reanudar la comunicación permanente con el vecino país Colombia. “Quienes hemos hecho vida en este estado, sabemos la relación tan cercana que ha habido entre Táchira y Colombia, la situación actual no es favorable ni ayuda al intercambio”.

“La irregularidad y la informalidad en cuanto al comercio Colombia-Venezuela se traduce en que ha impedido el justo control de la mercancía que está entrando al país, muchas de ellas no son controladas, porque cuando se genera informalidad no hay controles”.

Luigi Pisella, presidente de Conindustria, agregó que en el estado Táchira había industrias que no solo producían para Venezuela sino también para Colombia y que hoy en día o están cerradas o están trabajando a una mínima capacidad. Mostró su satisfacción por el trabajo que realizan los empresarios desde el estado andino.

Carlos Fernández manifestó que concluye su gira “profundamente impresionado con el optimismo con el que los tachirenses están reconstruyendo su ecosistema económico y por su compromiso con un nuevo modelo de desarrollo mucho más productivo e inclusivo”.