VENEZUELA / El abogado tributarista, Daniel Betancourt, se refirió a la reforma de la  Ley de Impuesto a Grandes Transacciones Financieras que ahora incluye a las transacciones con moneda extranjera y criptomonedas para señalar que el Gobierno está dolarizando los tributos, a través de una vía incorrecta, a través de un cuerpo normativo regresiva, porque aplica a sujetos que no tienen una suficiente capacidad contributiva.

“Para aprovechar la dolarización transaccional, el Ejecutivo debe establecer incentivos para que se formalicen las transacciones en divisas dentro de los bancos y del sistema tributario, a través de los instrumentos que sí miden capacidad tributaria como el Impuesto sobre la Renta, y no por una vía rápida, indirecta y regresiva como es el Impuesto a Grandes Transacciones Financieras”, explicó.

El especialista precisó que esta reforma legal establece un impuesto de 2,5% para las transacciones en divisas o una criptomoneda distinta al Petro que deberá ser pagado tanto por las empresas como por las personas naturales. “Es decir, si usted va a comprar un café que le cuesta 2 dólares, tendrá que pagar 5 centavos de dólar de impuesto al Estado venezolano, solo por la selección de medio de pago, solo por tener dólares en su cartera”, subrayó.

– Una mala concepción –

El abogado especialista en derecho financiero y administrativo, Daniel Betancourt, también se refirió a la reforma de la Ley de Registros y Notarías, y señaló que los montos establecidos como tarifas son “desproporcionados” y “prohibitivos” para la población y fomentan la informalidad de los negocios.

“Hay una mala concepción de la tributación en Venezuela que resulta prohibitiva para mucha gente y crea unos efectos en la economía que no son los deseados, porque fomenta la dolarización transaccional, pero por vía informal que, al final, no aprovecha el Estado”, indica.

Betancourt precisó que una de las fallas que tiene el sistema tributario venezolano es la imposición a la renta a las personas naturales porque la unidad de cuenta está desfasada y debió ajustarse anualmente conforme a los índices inflacionarios.

“El desfase de la Unidad Tributaria es tremendo y produce que el Impuesto Sobre La Renta sea confiscatorio, porque todas las personas que hayan ganado 20 bolívares durante el año 2021 están obligados a declarar y pagar eeste tributo; es decir, toda la población inclusive quienes ganaron un salario mínimo”, resaltó el abogado.

Betancourt finalmente hizo un llamado a la Asamblea Nacional para reformar el Impuesto Sobre La Renta y que sea representativo, de justicia social y de capacidad contributiva.