VENEZUELA/ Familiares y vecinos del municipio Juan Germán Roscio Nieves, denuncian el deterioro crítico del Cementerio Municipal San Miguel, ubicado en San Juan de los Morros capital guariqueña, indicaron que no existe organización, la maleza cubre gran parte del lugar, no hay seguridad, ni alumbrado por la zona, asimismo exigen al gobierno regional que se aboquen a solucionar esta problemática, que se agudiza por la pandemia del Covid-19.

Marielena Rodriguez, visitante regular del campo santo, comentó que “Es abrumador Saber que ni siquiera, puedas visitar los retos de tus familiares y tener un momento simbólico,  desde que entras al cementerio se ve la desidia e indolencia, basura en todos lados, hay escombros de algunas  lapidas, y la maleza está  muy alta lo que te impide el paso”

Además Marielena dijo, que se están presentando hechos irregulares, relató que ha visto «algunos sepultureros  profanando los huecos para enterrar a otras personas, convirtiéndolos en fosas comunes».

Lugareños manifiestan su descontento ante esta situación, alegando que no existe otro lugar público  para enterrar a sus parientes, además que la capacidad de este pequeño campo santo fue superada, y se evidencia un colapso.

Jaime Rojas deudo recientemente comentó “La situación para enterrar a un ser querido, no está fácil, el costo en un cementerio privado en la zona cuesta cerca de  700 dólares, y el único público en el municipio, está en condiciones deplorables  desde hace tiempo”

Por otro lado Gissela Colmenares, habitante de la zona expresó, que hace algunos años el osario contaba con vigilancia y alumbrado toda la noche “sin embargo  desde hace 8 años eso fue banalizado, se robaron el cableado, y actualmente los entes competentes del estado como la alcaldesa Mayerling Colmenares  se han hecho de la vista gorda porque a ellos eso no les afecta”.  Actualmente, el cementerio se ha convertido en un lugar de abandono, las autoridades municipales hacen caso omiso a los habitantes, desde hace mucho tiempo enfatizó Gissela.