El Nacionalista

21 de mayo de 2024
12:15

Colombia y Venezuela: cayó banda que lavaba dinero del narcotráfico

Una operación conjunta entre las autoridades de España y Portugal ha logrado desarticular un grupo criminal acusado de lavar alrededor de diez millones de euros, dinero proveniente del narcotráfico en países de Sudamérica como Colombia y Venezuela. En total, se han detenido a veinte personas.

Las detenciones se llevaron a cabo en varios lugares: una en Portugal, otra en Venezuela con la ayuda de Interpol, y el resto en España. Así lo informaron los oficiales de la Policía española, los Mossos d’Esquadra de Cataluña y la Policía portuguesa en una rueda de prensa celebrada en Barcelona, España, el miércoles 17 de abril. Estas fuerzas policiales trabajaron en colaboración con Europol y Sirene, mecanismos europeos de cooperación policial.

De los veinte arrestados, siete fueron enviados a prisión y el resto quedaron en libertad con cargos. Sin embargo, las autoridades policiales no descartan realizar nuevas detenciones.

La investigación se inició en 2018, cuando se localizó en la provincia española de Barcelona un cargamento de 1.413 kilos de cocaína procedente de Brasil. Este hallazgo llevó a la detención de catorce personas en 2020.

Un equipo de investigación conjunto realizó registros en varios lugares de España y Portugal los días 6 y 7 de marzo, incautando más de 130.000 euros en efectivo, lingotes de oro, joyas y relojes de lujo.

La investigación fue complicada debido a la extensa red empresarial que la banda había creado, con numerosos testaferros. A través de un supuesto líder de la organización en Cataluña, utilizaban varios métodos para lavar dinero, siempre con el objetivo de acumular activos en Sudamérica, principalmente en Colombia y Venezuela.

El grupo utilizaba ‘mulas’ que, a cambio de comisiones, ingresaban dinero en efectivo en bancos en pequeñas cantidades, logrando así eludir los sistemas de prevención de lavado de dinero de las entidades bancarias.

El constante ingreso de dinero en efectivo era prácticamente indetectable gracias a la gran diversificación del dinero, repartido entre más de doscientos testaferros y decenas de empresas pantalla. Además, utilizaban vehículos con escondites para evitar los controles policiales.

Además, la organización supuestamente utilizaba otros métodos, como inyectar dinero en una red de empresas vinculadas a un empresario, que contaba con la colaboración de otras empresas para simular operaciones comerciales, y la compra de propiedades a nombre de testaferros, incluyendo propiedades en Sudamérica.

Con información de la EFE

Comparte este artículo.
Scroll al inicio