VENEZUELA / El cese momentáneo de sus operaciones en Venezuela anunció en la red social Twitter el canal Venezolanos por la Información (VPItv), luego de la medida que culminó con la confiscación de sus equipos de transmisión en el país tras la irrupción de funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro en su sede el pasado viernes.

Ese día, personal de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) llegó a las oficinas del canal, donde se apoderaron de todos los equipos de transmisión, computadoras y otros implementos necesarios para el funcionamiento del canal, al tiempo que clausuraron el estudio y la oficina de redacción, sin explicación alguna.

Este domingo, en Twitter, el canal aclaró que en Venezuela tienen corresponsalías, pero que la sede central está en Miami. La medida aplicada por Conatel y el Seniat, cuyo argumento sigue siendo desconocido, impide operar por los momentos en territorio venezolano, pero aseguraron que seguirán informando desde donde están, con plena conciencia de su condición de garantes de la libertad de expresión.

Este proceso administrativo sancionatorio que ordena el cese de operaciones y la suspensión inmediata de la creación y difusión de contenidos audiovisuales dentro del territorio venezolano causa indefensión. También afecta el derecho a la defensa, porque sin un proceso previo se ordena de manera inmediata el cese de operaciones sin escuchar a las partes. Todo esto se constituye en una pena anticipada.

Según el documento, está en riesgo el sustento de más de cien venezolanos con esta medida que además viola el derecho a la propiedad y cierra la puerta a la información libre y plural, imprescindible en un sistema de libertades.