GUÀRICO / A las 10 en punto de este viernes 30 de abril, como estaba previsto, comenzaron a sonar las campanadas en las torre de las iglesias en todo el país, anunciando el inicio de la beatificación de José Gregorio Hernández, el llamado “médico de los pobres”. Desde este sábado 1° de mayo, reposará para su veneración una de las reliquias del nuevo beato venezolano en las distintas iglesias.

En ese preciso momento algunas personas, devotas del doctor, científico e investigador laico que hoy ascendió a los altares, se acercaron hasta las distintas Plaza para elevar una oración desde las afueras del templo, tal como ocurriera en la capital del estado Guàrico, donde iniciaron los preparativos para el recibimiento de la reliquia de primer grado (un fragmento de la osamenta) en horas de la tarde de mañana.

Ingrid Ramirez, trabajadora de un centro de salud en San Juan de los Morros, fue una de las que llegó hasta las puertas de la iglesia y próximo santuario de José Gregorio Hernández en la capital Guariqueña. Al preguntarle sobre su petición, la respuesta fue automática: “Que se termine esta crisis económica y la terrible pandemia que azota al Guàrico  y ayude a todos los enfermos de COVID-19”.

En particular, Ramirez pidió por la salud de algunos enfermero y doctores que se han visto afectado en el Municipio Juan German Roscio, los cuales desde mediados de este mes saliente se encuentra recluidos en el área de atención para pacientes contagiados con COVID-19.

Afirmó que años atrás el beato le concedió el milagro de curar a un familiar. Desde ese episodio, todos en su familia se convirtieron de devotos. “Dios intercedió a través de nuestro siervo y le hizo un milagro a este familiar hace tiempo. Ella sufría de la garganta y él se le presentó y le dijo la medicina que debía tomar. Cuando mi mamá volvió a ir al médico, ya no tenía nada. Le tenemos mucha fe”, señaló al equipo reporteril del diarioelnacionalista.com.

“Mi mamá todos los años paga promesa. Le hacemos un rosario y se lo ofrecemos, estamos agradecidos por el milagro que nos concedió”, agregó. Para ella, este es un día de júbilo, porque finalmente se materializa la beatificación del “médico de los pobres”, quien en 1986 había sido nombrado como venerable por el papa Juan Pablo II, estas palabras son de del Ingeniero civil Carlos Giménez quien labora en una planta de químicos en Roscio devoto de Jose Gregorio Hernandez.

Por otra parte, Jesús Montilla abogado y residente de San Juan de los Morros, también se define como “fiel devoto” del doctor José Gregorio Hernández. Resaltó que durante el primer embarazo de su esposa, que fue de alto riesgo, tuvo una revelación del beato. “Lo vi y me dijo: no te preocupes, todo va a salir bien. Es una niña”. Aun cuando todos pensaban que sería varón, incluyéndose, la profecía que vio en sus sueños se cumplió. Su primogénita resultó ser niña.

Para Romelia Ruiz su “ Primera hija se llama Carmen José, y mis otros dos hijos también llevan el nombre José, en honor a José Gregorio Hernández. Los tres embarazos por los cuales pase fueron de alto riesgo, sin embargo todo salió bien”, explicó Ruiz, quien se acercó a la iglesia catedral San Juan Bautista a hacer sus peticiones y tomar fotografías de la fachada y de la escultura de Jose Gregorio Hernandez que fuera colocada al lado de la iglesia matriz de la capital del Guàrico. “Le pido su mediación ante el Señor para que sane a todos los Guariqueños de esta difícil situación que vivimos hoy día en venezuela, y sobre todo por esta bendita pandemia que nos está azotando. Y por nuestro país, le pediría unión y humildad, para seguir su testimonio de vida”.

Y como dicen, no podia faltar al menos 4 cortes de electricidad se produjeron en distintos sectores en San Juan de los Morros, donde vive Luis Mendoza propietario de un negocio de venta de verduras en la Morera señaló, que esta interrupción le impidió seguir la transmisión televisada de la íntima ceremonia de beatificación que se estaba llevando a cabo en la pequeña iglesia del Colegio La Salle La Colina, en Caracas, con un aforo de apenas 150 personas debido a las restricciones derivadas de la pandemia.

“En el dia de hoy ya van mas de 4 interrupciones o bajones de la electricidad. Por medio de un amigo me enteré de que iban a hacer algo aquí en la iglesia San Juan Bautista en la Plaza Bolivar y me acerqué un rato para darle mi devoción”, señaló. El culto hacia el doctor José Gregorio Hernández se lo inculcó su madre desde que era pequeño y hoy, a sus 63 años, lo mantiene intacto, considerando al siervo de Dios como su “doctor espiritual”.

El contador público Richar Perdomo expuso que siempre ha venerado la figura del nuevo beato venezolano como un doctor noble y un hombre de pueblo que entregó su vida a aliviar el sufrimiento de las personas. A su juicio, fueron precisamente esas virtudes las que lo llevaron a hoy ser beatificado y elevado a los altares de la Iglesia católica.

“Yo lo tengo en mi cuarto, en un nichito que le hice. Soy asmático y todos los días le pido que me ayude a recuperarme de mi enfermedad”, sostuvo.