GUÁRICO / Salieron por la puerta grande, sin reventar un solo barrote y sin levantar mayor sospecha. Así huyeron Ender Alfonso Rodríguez Ortiz, alias “el Gocho”, de 30 años y Juan Carlos Herrera Acosta “el Enano”, la noche del 15 de septiembre, en el centro de detención preventiva (CDP) de Poliguárico, en San Juan de los Morros, capital del estado Guárico.

Rodríguez Ortiz se encontraba detenido por tráfico de drogas; mientras, Herrera Acosta presentaba arresto por varios delitos. Ambos eran denominados “presos de confianza”.

Según fuentes de seguridad estos tenían el privilegio de estar fuera de la celda y movilizarse por las cercanías del recinto, lo cual no representaba una irregularidad aparente para los funcionarios del CDP y resultó ser una causa de la fuga.

Un expolicía del estado llanero contó a Una Ventana a la Libertad (UVL) que si algún recluso permanece fuera de su celda, es una medida al margen de la ley instruida por autoridades superiores del centro de coordinación o el director general de la institución policial.

“Los oficiales subordinados que se encuentran en la sala de custodia no pueden hacer nada al respecto, ya que si se quejan o tratan de corregir ese error, simplemente son cambiados, sancionados o se les obliga a que cumplan la orden”, aseguró el exfuncionario, quien pidió mantenerse en el anonimato por temor a represalias.

Agregó que existen algunos mecanismos inmediatos ante una fuga: despliegue de uniformados, el cierre de la ciudad, visitas a residencias de familiares y una investigación a los funcionarios de guardia. Sin embargo, aclaró que luego es el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) el encargado de hacer seguimiento a estos casos.

Por la fuga del Enano y el Gocho, solo fue aprehendida la oficial Leidys Saldeño, quien estaba de guardia la noche del 15 de septiembre y luego permaneció durante 15 días en un calabozo del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). La funcionaria fue excarcelada bajo medida cautelar por la comisión de la Revolución Judicial de los Llanos.

Inexperiencia en los CDP

Uno de los aspectos cuestionados por el exfuncionario entrevistado, es la responsabilidad que designan superiores a oficiales de menor rango con poca experiencia y conocimientos para el trato con privados de libertad en los centros de detención de PoliGuárico. Además, aseveró que los CDP carecen de supervisión.

“El custodio de los privados de libertad debe imponer su autoridad y eso no solo lo hace el uniforme; sino también la experiencia y la actitud para ganarse el respeto de quienes se encuentren detenidos”, destacó.

El exPoliguárico también indicó que en ocasiones hay oficiales que son designados a la custodia como una medida de castigo. “El retén policial es considerado como un lugar de castigo para algunos funcionarios de conductas dudosas y por lo tanto no es garantía de que estos cumplan con un buen servicio cuando ya vienen cuestionados por alguna eventualidad”, subrayó.

Menos de $40 al mes.

De acuerdo con el especialista en Seguridad Ciudadana, Carlos (nombre anónimo), los bajos salarios de un oficial policial en Guárico, que no superan los $40 al mes, lo convierten en un blanco fácil para que se preste al soborno o cualquier otra actividad ilícita que va en contra del profesionalismo en sus funciones.

“No es una generalidad, pero existen casos en los que algunos funcionarios aceptan el pago de un incentivo económico o lo que también se le conoce como vacuna, para permitir el ingreso de algún artículo como cigarros, celular u otro que esté prohibido para los privados de libertad”, señaló.

Para el experto en Seguridad Ciudadana la disminución de fugas de los retenes policiales de Guárico en lo que va de año, con relación al 2020, es una consecuencia de la Revolución Judicial y de las rehabilitaciones en infraestructura de los CDP.

“Ciertamente la Revolución Judicial no acabó con el hacinamiento en los principales centros de reclusión preventiva de Poliguárico, pero sí logró el descongestionamiento de los calabozos del Cicpc y aunado a esta movida judicial, el primer semestre del año se acondicionaron algunos retenes de los centros policiales”, explicó Carlos.

Letalidad de fugados

Pese a que en 2021 no se han registrado fugas masivas en la entidad llanera; en 2020 UVL registró una importante cantidad de evadidos, algunos de los cuales terminaron, en días posteriores, en una lista de letalidad en operativos policiales.

Al menos 11 de 31 reclusos fugados de tres CDP en Poliguárico, Cicpc y Guardia Nacional (GN), entre febrero y junio de 2020, resultaron muertos en supuestos enfrentamientos con organismos de seguridad del estado Guárico. Otros 7 reos fueron recapturados en el mismo período.