El Nacionalista

18 de abril de 2024
10:12

Grupo terrorista Hezbolá extiende su alcance en Brasil

La operación Trapiche, que el pasado noviembre destapó una red de brasileños reclutados por Hezbollah para perpetrar atentados contra objetivos israelíes, es sólo la punta del iceberg, ya que Brasil ha sido elegido por el grupo terrorista libanés como uno de los principales puntos donde expandir sus actividades.

La red de Hezbollah en Brasil sigue creciendo junto con la creciente importancia de Brasil como punto de tránsito para el tráfico ilícito mundial y la expansión de la economía ilícita”, explica a Infobae Emanuele Ottolenghi, Senior Fellow del think tank Foundation for Defense of Democracies, con sede en Washington.

Es el propio Ottolenghi, en uno de sus minuciosos análisis sobre Hezbollah en América Latina, quien ha identificado la presencia en Brasil de dos hermanos de destacados exponentes del grupo terrorista.

Se trata de Haj Wissam Rizk, propietario de una tienda de teléfonos móviles en San Pablo y hermano de Khalil Rizk, ex jefe del Departamento de Relaciones Exteriores (FRD) de Hezbollah. Este Departamento actúa como enlace entre Teherán y las comunidades chiíes del mundo.

Una de las principales funciones del Departamento es ayudar a los operativos de Hezbollah que operan en el extranjero, incluidos los miembros de la Unidad 910. La Unidad 910, que opera bajo los auspicios del Consejo de la Yihad/Brigadas Izz al-Din al-Qassam, es la unidad responsable de las operaciones exteriores, que dirige los ataques terroristas en todo el mundo.

La ayuda prestada por el FRD incluye el reclutamiento y la asistencia operativa, el apoyo logístico y la recaudación de fondos para Hezbollah y su traslado al Líbano. Esta transferencia se realiza mediante cheques a familiares, dinero en efectivo, cambistas y actividades de blanqueo de dinero, incluso a través de comercios

Comparte este artículo.
Scroll al inicio