GUÁRICO / A medida que avanza la cuarentena, los habitantes de San Juan de los Morros se van sumando al uso obligado de la mascarilla en la calle, impuesto por las autoridades, para evitar la propagación del coronavirus en el país.

Aun cuando hay algunos que no la usan, por ignorancia, por descuido o por su elevado costo, cada día son más lo que se movilizan en las distintas avenidas de la ciudad capital con sus bocas y narices tapadas.

¿Es suficiente el uso de tapabocas para contener el coronavirus?

Evitan así formar parte de las estadísticas de la pandemia que suman más de 244 mil casos contagiados y más de 10 mil muertes, y que en Guárico ya cuenta, hasta este Jueves, con un solo caso confirmado de los 106 registrados en el país.  

Sin embargo, basta con recorrer las calles del Municipio Juan German Roscio Nieves para detectar que el uso del tapabocas, quizás por desconocimiento o por descuido, no es el más adecuado para quienes piensan y creen que esta situación es una simple gripe.

Algunos se lo retiran y lo portan como un accesorio, colgado en el cuello o sobre la frente o la cabeza. Puede ser por el calor o por la dificultad para respirar que les provoca. Y después de un rato, sin ninguna precaución, lo vuelven a usar.

Otros lo llevan sucio, lo que evidencia que lo han usado, de seguro, otras veces.

Hay quienes, incluso aquellos que lo portan de tela, fabricados en casa, se lo quitan y lo meten en sus bolsillos o en sus bolsos y carteras como guardan cualquier otra cosa y junto a otros objetos. 

Y así, si protección, y después de haber tocado todo con sus manos, se las vuelven a colocar en la cara.

Además, al llegar a la casa no toman, generalmente, ningún cuidado para el retiro de la mascarilla del rostro.

Desconocen o desestiman las recomendaciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en torno de uso de este insumo médico.

Aprende a usar la mascarilla

La OMS enfatiza que la principal forma de propagación de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus es a través de las gotículas respiratorias o gotas de saliva expelidas por alguien al toser.

También señala que “si no se presentan los síntomas respiratorios característicos de la Covid-19 (sobre todo, tos) o no se cuida de una persona que pueda haber contraído esta enfermedad, no es necesario llevar puesta una mascarilla clínica”. 

Recuerda, además, que cuando se usa en otros casos se “está malgastando una mascarilla. Las existencias de mascarillas en el mundo se están agotando, y la OMS insta a utilizarlas de forma sensata”.

Por eso, “aconseja hacer un uso racional de las mascarillas clínicas para no derrochar innecesariamente ni usar indebidamente unos utensilios que son valiosos”, sobre la base de que otras medidas resultan más eficaces “para protegerse a uno mismo y a los demás”.

En ese sentido, para evitar su mala utilización presenta varias recomendaciones para aprender a usarla y también a eliminarla. Normas que bien deberían acatar los Guariqueños, dada la obligatoriedad del uso por parte de las autoridades a aquellas personas que necesiten trasladarse fuera de sus hogares durante la cuarentena.

La primera indicación es lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón antes de colocarse el tapabocas, así como verificar que no tenga rasgaduras o agujeros.

Y después de usarla retirar las cintas elásticas de detrás de las orejas o soltar los nudos manteniendo la mascarilla alejada de la cara y la ropa, para no tocar las superficies potencialmente contaminadas de la mascarilla.

Igualmente, indican que debe desecharse en un contenedor cerrado inmediatamente después de su uso y lavarse de nuevo las manos después de tocar o desechar la mascarilla con un desinfectante a base de alcohol o, si están visiblemente sucias, con agua y jabón.

Lavado de manos

No obstante, la OMS insiste en que “las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón”.

El aseo de las manos resulta vital también para quienes permanecen sin salir de su casa durante cuarentena, porque “mata los virus que pueda haber en sus manos”.

Además, se debe mantener “una distancia mínima de un metro” de las otras personas, porque cuando alguien tose o estornuda despide por la nariz o por la boca gotas de saliva que pueden contener el virus. 

“Si está demasiado cerca, puede respirar las gotículas y con ellas el virus de la Covid-19, si la persona que tose tiene la enfermedad”, señala.

Igualmente, hay que evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. “Las manos tocan muchas superficies y pueden recoger virus. Una vez contaminadas, las manos pueden transferir el virus a los ojos, la nariz o la boca. Desde allí, el virus puede entrar en su cuerpo y causarle la enfermedad”.

Por ello,  hay que asegurarse de mantener una buena higiene de las vías respiratorias. “Eso significa cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar. El pañuelo usado debe desecharse de inmediato”.

Y se impone quedar en casa “si no se encuentra bien. Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica y llame con antelación. Siga las instrucciones de las autoridades sanitarias locales”.