VENEZUELA / La recuperación de la relación diplomática de Colombia y Venezuela no cree que  sea inmediata, asegura el economista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, pues estima que Petro evitará asumir costos políticos innecesarios a corto plazo, admitiendo que si luce probable el rescate inminente de las relaciones comerciales, fronterizas y consulares entre los países.

A través de su cuenta oficial en Twitter, el economista hace referencia al impacto que pudiera tener el triunfo de Gustavo Petro, en las elecciones realizadas en Colombia el pasado domingo 19 de junio, afirmando que con estos resultados,  se consolida un grupo mayoritario de gobiernos  de izquierda en toda América Latina que, pese a sus diferencias de estilo e intensidad, abren oportunidad de acercamiento a Maduro, al menos para estimular negociaciones regionales.

Advierte que la economía Colombiana podría ser afectada a corto plazo por desconfianza, inflación y populismo. Pero eso, que resulta negativo para el país, también significa mayor necesidad de regularizar las relaciones comerciales con Venezuela para compensar caídas de su actividad convencional.

Dice no estar convencido que Petro esté interesado en estrechar relaciones con la Guerrilla, pero su posición de combate será menos dura que su predecesor. Esto puede bajar el riesgo de conflicto nacional, pero puede aumentar el riesgo de presencia guerrillera en frontera, sin combate efectivo.

No descarta que Petro pudiera concretar una alianza de presidentes de izquierda, que replanteen mecanismos para negociar soluciones regionales al conflicto venezolano y evitar que nuestro país se voltee completamente al mundo no occidental. Asegurando que esto constituye  una buena noticia.

Asegura que la incertidumbre sobre si Petro representará un viraje hacia el populismo radical de izquierda (Cuba, Nicaragua, Venezuela) o hacia el neo socialismo pragmático (como México, Chile o Perú) no está resuelta aún, porque las primeras medidas no mostrarán la estrategia transparentemente.

El especialista admite que lo que parece claro es que, moderados o radicales, los presidentes mayoritarios de izquierda de América Latina rechazan las sanciones y serán proclives a la negociación política con Maduro. Algo que cambia el juego y que USA tendrá que mirar con extremo cuidado, advierte Luis Vicente León.