VENEZUELA / Delcy Rodríguez, vicepresidenta de la república designada por la administración de Nicolás Maduro, informó la noche de este domingo 25 de abril que en las últimas 24 horas se contabilizaron 995 casos de coronavirus en todo el territorio Nacional.

“Lamentablemente, debemos informar de 19 fallecimientos en las últimas 24 horas, cuatro en el estado Sucre, tres en Miranda, tres en Barinas, tres en Lara, dos en Anzoátegui, dos en La Guaira, uno en Apure y uno en Trujillo”, dijo Rodríguez durante una conexión con el presidente Nicolás Maduro transmitida por el canal del Estado.

El pasado jueves, Venezuela marcó un récord diario de fallecidos (22), cifra que igualó el viernes, superando la cifra registrada este miércoles de 21 muertos por la enfermedad que causa el nuevo coronavirus.

Rodríguez indicó que la primera entidad con mayor número de casos fue Caracas con 192, seguido de Yaracuy 144, Sucre con 131, Miranda 119, Mérida 91, La Guaira 74, Zulia 53, Apure 48, Monagas 46, Carabobo 25, Cojedes 18, Aragua 15, Nueva Esparta 12, Guarico 12, Trujillo 7, Anzoátegui 3, Portuguesa 3 y Amazona 2.

La funcionaria chavista señaló que la tasa de recuperación en el país se ubica en un 91%. También informó el fallecimiento de 19 venezolanos en las últimas horas (Sucre 4, Miranda 3, Barinas 3, Lara 3, Anzoátegui 2, La Guaira 2, Apure 1 Trujillo 1) para sumar un total de 2.400 muertos a causa de la COVID-19.

Por su parte, Nicolás Maduro indicó que el país entra en flexibilización desde el lunes 26 de abril hasta el domingo 2 de mayo, como parte del sistema 7+7.

El lunes, 20 personas perdieron la vida por la COVID-19, mientras que el martes y sábado fallecieron 19 personas cada día. De ese modo, la cifra total de muertos esta semana es de 142, cuando Venezuela está pasando su peor momento de la pandemia por la llegada de contagiados con las mutaciones brasileñas.

Pese a ello, Maduro, tras conocer las cifras, dijo que Venezuela está en medio de la segunda ola pero subrayó que “aparentemente” la están controlando.

Sin embargo, advirtió de que la enfermedad “es muy traidora” y, “de repente, se dispara”.