VENEZUELA / El director general de la Confederación de Productores Agropecuarios de Venezuela, Fedeagro, Roberto Latini, alertó que si la situación del suministro de combustible no se resuelve, el sector enfrentará el ciclo de invierno con enormes pérdidas acumuladas, con mucha insolvencia, sin cosecha, y sin ingresos.

El dirigente señaló que la actividad agrícola nacional, en una proporción importante, corre el riesgo de desaparecer, por la quiebra de los productores.

Latini recordó el saldo del ciclo de verano, que terminó en abril, cuando la escasez de combustible provocó las pérdidas de más de 13.000 hectáreas de leguminosas, cerca de 400.000 toneladas de caña de azúcar que no fue recogida y llevada a molienda, y millones de kilos en hortalizas que quedaron en la zona andina y no pudieron llegar a los centros de consuno.

Latini aseguró que, paradójicamente, este año se dispone de los insumos requeridos como semillas y fertilizantes, obtenidos a través de las organizaciones de productores, por lo que estiman que se pudieran sembrar entre 240.000 y 260.000 hectáreas a escala nacional de maíz y 60.000 hectáreas de arroz: sin embargo, todo dependerá de la disponibilidad del combustible.

“La realidad es que estamos, a la fecha, absolutamente paralizados, no se ha iniciado ninguna labor relativa a la preparación de suelos, a la adecuación de terrenos y no se ha plantado un solo grano de maíz o de arroz hasta los actuales momentos, según la información que se tiene”, aseguró el director general de Fedeagro.

Sobre los programas de financiamiento, explicó que las asociaciones de productores, que son los responsables hasta los momentos de suministrar los recursos ante la desaparición del crédito bancario, son las que han aportado los insumos y requerimientos financieros mínimos para que los productores inicien sus labores, pero la falta de diésel limita la labor de estas instituciones, que no están dispuestas a entregar estos activos e insumos ante el riesgo de una pérdida o de un daño posterior.

Además señaló que no se tiene conocimiento sobre la llegada de algún cargamento de combustible, de ningún plan extraordinario de entrega, mas allá del Plan de “Emergencia y Abastecimiento” para regularizar el suministro de diésel anunciado por el Gobierno Nacional, del  cual hasta ahora no hay tampoco mayor información. Hasta ahora, el abastecimiento se realiza a través de unas listas emitidas por la unidad territorial del Ministerio de Agricultura y Tierra en cada región.

“Hasta los momentos lo que se ha recibido y se sigue recibiendo es a través de las estaciones de servicios, cantidades muy pequeñas entre 200 y 400 litros de combustible por productor, y esto puede ocurrir una vez por semana, una vez cada 15 días o una vez mensual (…) si usted tiene buena suerte podrá llevar 400 litros de diésel una vez al mes”, manifestó Latini.

Ante la escasez de combustible, que impide el inicio del ciclo de siembra de maíz y arroz, el director general de Fedeagro, Roberto Latini, alertó sobre el desabastecimiento en estos dos rubros, tomando en cuenta que el sector solo produce el 20% de la demanda nacional.