El Nacionalista

22 de mayo de 2024
19:13

El Tiempo se acerca

El Tiempo se acerca

 

Por: J.V.Flores Muñoz / Como Economista de la república y modesto estudioso del desenvolvimiento de la economía interna de nuestro país a través delos muchos indicadores socioeconómicos, dados a conocer por empresas especializadas nacionales e internacionales, he llegado a la conclusión de que nunca jamás, nuestra economía florecerá de nuevo. El estancamiento, la pobreza y la nula inversión productiva serán los signos que identificaran a esta nación mientras esta cofradía de ineptos y sinvergüenzas sigan administrándola.

Todos los sectores que conforman las bases de una buena economía están desasistidos por completo. En primer lugar la agricultura (vegetal y animal), un gobierno que abandone él apoyo a este sector no tiene calificativo, nuestros productores se encuentran huérfanos y los pocos que se mantienen en actividad lo hacen a sus propias expensas, laborando con maquinarias obsoletas sin opción a ser repuestas; una puñalada a este sector fue la eliminación del financiamiento tanto para la siembra o adquisición de semovientes así como para la adquisición de maquinarias y equipos.

En segundo lugar tenemos la manufactura, el arrase a la pequeña y mediana industria fue un acto bien estudiado, había que eliminar bien lo contempla las practicas socialmarxistas a ese gran sector que operativamente no dependía del gobierno, negándole el apoyo financiero y los dólares para la compra de equipos y materia prima; esto era suficiente para que casi todo pequeño y mediano empresario cerrara sus galpones , más aun cuando el propio régimen implemento una competencia desleal importando a diestra y siniestra todo tipo de producto de consumo masivo.

En tercer lugar el turismo, el régimen sabía de antemano que el turismo interno depende o está en función directa de los ingresos familiares, la liquidación de la esperanza de un salario mínimo justo fue la molotov contra este sector; consumada esta su liquidación.

En cuarto lugar pero no el ultimo esta la construcción, hablamos de viviendas, vialidad y toda obra civil vinculante al desarrollo nacional, gran fuente generadora de empleos; actualmente en vida vegetativa.

Esta es la triste situación del país. El promotor de este desastre hoy es un difunto que pareciera no tenerlas consigo para un buen descanso en paz, debido a las cotidianas remembranzas acompañadas de insultos y malos deseos; el continuador de este desastre hoy lo vemos con las manos en la cabeza prometiendo que si lo dejan un poquito más, mejorara la economía y disfrutaremos de un bienestar. Ahora bien. Tu que quebraste por completo la economía venezolano llevando a más del 85% de la población a vivir en extrema pobreza, entendiendo por extrema pobreza devengar ingresos que apenas alcanzan para una dieta de escaso valor proteico. Tu que prácticamente eliminaste las pensiones a los adultos mayores. Tu que acabaste con el suministro normal de los servicios públicos. Tu que dejaste sin posibilidad a los adultos mayores y a muchos más de adquirir sus medicamentos. Tu que le anulaste a los jóvenes la opción de adquirir una vivienda. Tu que dejaste sin oportunidad a esa gran masa de profesionales liberales. Tu que coartaste a muchas familias de adquirir o reponer una nevera, un televisor, una cama, una cocina…, Tu que no dejas de mentir y jugar con el hambre del venezolano, precisamente tú vas a pedir un poquito más para seguir mintiendo y acabando con los restos de nuestra nación. La verdad es mucho pedir.

Los afectados por el desastre son muchos, están dentro de la oposición pero también dentro de las filas del PSUV, que definitivamente se han dado cuenta de esto; este descontento ronda el 90% de la población, unos lo manifiestan a viva voz otros en silencio, pero todos ansían un cambio de administración. No hay vida de seguir así.

El tiempo se acerca para producir este cambio, no es cuestión de personas la cosa, es cuestión de forma de gobierno lo que hay que cambiar, por eso gran parte de la oposición está involucrada con este sentimiento nacional y pronto muy pronto tendremos en la calle el candidato(a) unitario.

Comparte este artículo.
Scroll al inicio