El Nacionalista

14 de abril de 2024
17:10

El legado continuará

GUÁRICO/ No es fácil para este medio de comunicación, para nosotros como familia, hijos y amigos, informar el fallecimiento de quién en vida fuese el Director de este medio de comunicación y nuestro padre. 
Leonardo Alberto González Dib: «Lalo» para todo el mundo, nuestro padre, amigo y compañero, nos deja con un enorme vacío en muchos aspectos.
Desde muy joven inicia su inmersión en el mundo periodístico, deportivo y cultural. Una vida llena de trabajo y sacrificios, de mucho aprendizaje y constancia, marcaron la vida de este gran hombre. Quién desde su trinchera contribuyó hasta el último día de su vida con la enorme tarea de llevarle a los guariqueños información veraz, y de calidad, en las páginas del Diario El Nacionalista, diversas Revistas que publicaba en Calabozo y Valle de la Pascua, a través de la emisora radial Expresión 90.5, mas tarde Éxitos 90.5 y luego de ello con el portal de noticias digital www.diarioelnacionalista.com.
No sólo en el área de la comunicación social se destaca sino también en el ámbito deportivo, fundador, promotor y comunicador de innumerables iniciativas deportivas en el estado Guárico como es caso del equipo Lanceros de Guárico, que posteriormente pasaría a la Liga Nacional de Baloncesto con el nombre de Estudiantes de Guárico, el cual hasta hace algunos años fuese el equipo más antiguo en la mencionada liga.
Más tarde y con el apoyo de los guariqueños Lalo sería electo Legislador del estado con el objetivo de continuar impulsando mejoras en el deporte, la educación y en el sector agro productivo en la región llanera.
El apoyo a organizaciones benéficas y personas con discapacidad, a través de jornadas y radio maratones, fueron parte de la cotidianidad de Lalo durante muchos años, sin falta y casi de carácter obligatorio hizo de estos actos parte de su vida y de la nuestra como sus hijos.
Lalo dejó su huella en cada rincón de este estado, en cada municipio siempre habrá alguien que haya hecho amistad, conocido o tratado con Lalo, durante muchos viajes solo nos bastó mencionar el nombre «Lalo» y en los lugares mas inhóspitos siempre había alguien que conoció o había escuchado de Lalo González.
Su característico caminar, siempre hiperactivo, sin parar, siempre en todos lados. Imparable y tenaz. Para el pesar de muchos sincero y sin pelos en la lengua, «por la calle del medio» como solía decir. Ese fue nuestro padre, un hombre de ideales y principios, que nunca renunció a ellos.
A pesar de la censura a la que fue injustamente sentenciado en los últimos años, nuestro padre siempre siguió adelante con su empeño de comunicar la verdad, por muy dura que fuese, trágica o en muchos casos poco conveniente para algunos. 
Mas allá de todo lo que Lalo pudiese haber conquistado en su vida, sin duda su mayor orgullo fuimos sus hijos: Parminio José, Jorge Leonardo, Hilmig Kiusnarda, Leonardo Isaac y Parminio Rafael, hijos que hoy somos mujer y hombres de bien, gracias al padre, amigo, confidente y execelente ser humano que nos vio crecer, nos inculcó la cultura del trabajo, del sacrificio, de la atención al prójimo, de la humildad y la constancia.
Solo nos queda agradecerte padre por habernos hecho lo que somos, por habernos apoyado y simplemente por haber sido tu mismo, con tus errores y aciertos, con tus fallas, con todos tus temas, porque es eso lo que te hizo único, no solo para nosotros sino también para el resto del mundo. La simplicidad del hombre más allá del mito, mas allá de la gloria, siempre fuiste tú y solo tú, «por la calle del medio». 

Leonardo González, un ser excepcional que dejó una huella imborrable en nuestros corazones. En su honor, haremos una breve pausa para reflexionar sobre su legado y recordar su pasión por la vida y la creatividad.

Sin embargo, esta pausa no es un adiós, sino un renacimiento.
Regresaremos con fuerzas renovadas, listos para enfrentar nuevos desafíos y continuar nuestro compromiso de brindarte información veraz y objetiva.
Gracias por ser parte de esta comunidad. Juntos, honraremos la memoria de Leonardo González y construiremos un futuro brillante.
Con gratitud y determinación.
La tercera generación
Comparte este artículo.
Scroll al inicio