El Nacionalista

25 de mayo de 2024
01:06

Entre el maíz nacional y el maíz importado se debate la arepa venezolana

Entre el maíz nacional y el maíz importado se debate la arepa venezolana

VENEZUELA / Los productores nacionales solicitan a la agroindustria que pague el ma√≠z a 0,47 d√≥lares el kilo. ‚ÄúNosotros estamos compitiendo con muchos pa√≠ses en el mundo‚ÄĚ pero ‚Äúno nos quieren pagar al precio internacional‚ÄĚ, subray√≥ Juan Hern√°ndez, representante de la asociaci√≥n de productores del sur de Gu√°rico. El sector privado ha sembrado y cosechado ‚Äúa pulm√≥n propio, con un exiguo apoyo del sistema bancario nacional y sin est√≠mulos concretos derivados de la acci√≥n oficial‚ÄĚ, destaca Celso Fantinel, presidente de Fedeagro.

Entre el maíz nacional y el maíz importado se debate la arepa venezolana

Juan Hern√°ndez, representante de la asociaci√≥n de productores del sur de Gu√°rico, puede ser el rostro de los productores de ma√≠z de Venezuela en octubre de 2022. Hern√°ndez, ingeniero agr√≥nomo, destaca la riqueza del suelo guarique√Īo, las lluvias intensas. Pero tambi√©n, las dificultades para la siembra, especialmente en un momento en el que los productores est√°n solicitando a la agroindustria nacional que les pague la tonelada de ma√≠z a 470 d√≥lares. Ese es el ma√≠z que los venezolanos comer√°n en las infaltables arepas del desayuno.

La industria est√° ofreciendo menos de lo que esperan los productores por el ma√≠z venezolano. Como lo inform√≥ este mi√©rcoles Celso Fantinel, presidente de Fedeagro, a algunos agricultores les han pagado menos de 400 d√≥lares por tonelada. ‚ÄúEl punto de equilibrio es 360 d√≥lares‚ÄĚ, y para que el productor tenga ganancia se debe llevar a 470 d√≥lares. ‚ÄúMuchas industrias se estacionaron en 360 o menos, y eso est√° por debajo del punto de equilibrio‚ÄĚ.

La empresa a la que representa Hernández sembró 600 hectáreas en este ciclo. La asociación de productores logró unas 5 mil hectáreas. El fruto de su trabajo debía ser ubicado en los silos ubicados en el Municipio el Sombrero, como lo comentó.

‚ÄúCon los precios que me est√°n pagando, si yo compraba 10 gandolas de fertilizante podr√© comprar solo cinco el a√Īo que viene, y no podr√© sembrar a la misma capacidad‚ÄĚ, explic√≥ Hern√°ndez. ‚ÄúSi sembraba 500 hect√°reas a lo mejor el a√Īo que viene voy a sembrar 400, o 350, porque no tengo flujo de caja‚ÄĚ.

En Venezuela ‚Äúnosotros estamos compitiendo con muchos pa√≠ses en el mundo‚ÄĚ pero ‚Äúno nos quieren pagar al precio internacional‚ÄĚ, lament√≥. ‚ÄúTodos los insumos son importados; no nos dicen ‚Äėa ustedes, por ser de Altagracia de Orituco, les vamos a dar un menor precio‚Äô. No. Nosotros competimos internacionalmente y globalizados. Pedimos un precio justo para nuestro ma√≠z. As√≠ como estamos compitiendo y comprando los insumos a precio internacional, pedimos que nos reconozcan el fruto de nuestro trabajo‚ÄĚ.

Fedeagro plante√≥ que solo se importe el ma√≠z necesario para cubrir lo que no se produce en el pa√≠s, y √ļnicamente ‚Äúentre el 1 de febrero y el 31 de agosto‚ÄĚ.

Entre el maíz nacional y el maíz importado se debate la arepa venezolana

Fantinel dijo que esto se acord√≥ en una mesa de balance agr√≠cola, pero no ha sido respetado. ‚ÄúSabiendo que no estamos produciendo las necesidades totales de ma√≠z blanco y amarillo les dimos la oportunidad a los industriales para que pudieran importar la materia prima, incluso sin el pago del arancel. Cre√≠amos que la industria nos iba a apoyar con el esfuerzo que estamos haciendo ahora, y no fue as√≠. Vimos que llegaron algunos barcos de ma√≠z amarillo y algo de blanco justo en el mes de octubre, un mes en el que entramos en cosecha‚ÄĚ, critic√≥.

Los silos, ocupados con maíz importado, no pueden recibir el maíz nacional, y encima ese maíz nacional se paga a un precio que no cubre los costos de producción, y mucho menos genera ganancias, resumió Fantinel.

Los agricultores, subray√≥ el presidente de Fedeagro, ‚Äúnecesitan una se√Īal positiva, que los induzca a mantener el ritmo de crecimiento‚ÄĚ. Hasta ahora no ha sido as√≠. ‚ÄúTenemos m√°s de 50 o 60 industrias de harinas precocidas, m√°s de 100 de alimentos balanceados, que est√°n muy por debajo del precio de importaci√≥n‚ÄĚ, alert√≥ Fantinel.

Entre el maíz nacional y el maíz importado se debate la arepa venezolana

Venezuela lleg√≥ a ser autosuficiente en ma√≠z blanco; es decir, casi 100% de las arepas eran venezolanas en el a√Īo 2007, porque se produc√≠an 1,4 millones de toneladas, de acuerdo con datos de los productores. Fedeagro calcula que la producci√≥n de ma√≠z cay√≥ 40% desde 2008, y ese retroceso se detuvo en 2020. Para este a√Īo, confirm√≥, ‚Äúse estima una producci√≥n cercana al mill√≥n de toneladas, lo cual significa un trienio de crecimiento, a√ļn cuando est√° todav√≠a lejos de alcanzar los vol√ļmenes de finales de la primera d√©cada de este siglo‚ÄĚ. El sector privado ha sembrado y cosechado ‚Äúa pulm√≥n propio, con un exiguo apoyo del sistema bancario nacional y sin est√≠mulos concretos derivados de la acci√≥n oficial‚ÄĚ. Con casi todo en contra, ha aumentado la productividad, destac√≥: ‚ÄúPasamos de 3.500 kilos en promedio nacional a 4.120 kilos, que es un paso important√≠simo‚ÄĚ.

Mas si el precio del ma√≠z no satisface la expectativa de los productores, si se paga por debajo de lo que esperan o si la agroindustria privilegia las importaciones, eso ‚Äúva a ralentizar la siembra del a√Īo que viene, los productores buscar√°n otros cultivos, muchos desaparecer√°n‚ÄĚ y aumentar√° la dependencia de las importaciones, alert√≥ Fantinel. Inciden, entre otros, factores como que la compra de insumos debe hacerse en noviembre para que lleguen en mayo de 2023, que 70% o m√°s de los tractores del pa√≠s est√°n da√Īados ‚Äúy lo que estamos haciendo ahora es canibalizando tractores‚ÄĚ.

El ma√≠z venezolano, defendi√≥, es mucho mejor que el importado. ‚ÄúQueremos ofrecer, y lo estamos haciendo, productos de calidad para la industria venezolana. Nuestro ma√≠z es reci√©n cosechado, es un ma√≠z mejor que el importado‚ÄĚ, describi√≥. Tambi√©n ‚Äúproduce m√°s en molienda para la harina precocida‚ÄĚ y para la industria de alimentos balanceados. Tener ma√≠z suficiente para la arepa es un asunto, adem√°s, de soberan√≠a alimentaria. ‚ÄúSon m√°s de 12 mil productores nacionales entre peque√Īos, grandes y medianos‚ÄĚ.

De contar con el apoyo de la agroindustria y de la banca, indicó Fantinel, sería posible, incluso, exportar maíz.

 

¬°Mantente siempre informado!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Comparte este artículo.
Scroll al inicio