VENEZUELA/ Rafael Narváez, abogado defensor de los Derechos Humanos, cuestionó los intentos del gobierno de Nicolás Maduro en reformar el Poder Judicial con la convocatoria de sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional para modificar el número de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que son 32.

El abogado defensor de los Derechos Humanos, Rafael Narváez, rechazó que el sistema de justicia venezolano haya congelado los procesos judiciales de los presos políticos, con lo cual, “vulnera nuevamente el derecho a la defensa y la presunción de inocencia”.

“Una justicia penal politizada con la falta de independencia de los poderes públicos han hecho que la impunidad oscurezca el acceso a la justicia como derecho constitucional”, dijo el también coordinador de la ONG defensa por los derechos civiles.

Narváez cuestionó los intentos del Estado en reformar el Poder Judicial con la convocatoria de sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional (AN) para modificar el número de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y agregó que la “única verdadera reforma es la liberación de disciplina partidista”, así como “regresar las atribuciones establecidas en la Constitución y retomar los concursos de méritos ya que 70% de los jueces son provisorios”.

El abogado defensor solicitó conocer el paradero del Defensor del Pueblo, que a su juicio, se encuentra “ausente en la defensa de los derechos humanos en el país”, una situación que deja “huérfanas a las víctimas de violación sistemática DDHH”.