AGENCIA EFE/ Donald Trump incluyó en la lista negra a Xiaomi por sus supuestos vínculos militares, lo cual resultó en una pérdida de unos 10.000 millones de dólares en el valor de mercado del gigante chino. Este podría haber sido el golpe final del presidente saliente de EEUU en la guerra comercial contra China antes de dejar su cargo.

Estar en la lista negra económica de clientes finales militares redactada por el Departamento de Defensa de EEUU restringirá las inversiones estadounidenses en los valores de Xiaomi y otras nueve empresas del país asiático.

Mientras tanto, como resultado de las restricciones del Departamento de Comercio de EEUU contra China National Offshore Oil Corporation (Cnooc), al principal explorador de aguas profundas del país se le niega el acceso a las tecnologías estadounidenses sin un permiso específico. Esta medida se adopta después de que en diciembre el país norteamericano tomara la decisión de incluir en su lista negra a más de 60 compañías chinas. 

«Esta medida de la Administración Trump demuestra una vez más al público, a la comunidad internacional, lo que significan el unilateralismo, el doble rasero y la intimidación», declaró el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, en una sesión informativa, celebrada en la ciudad de Pekín. 

«China tomará las medidas necesarias para garantizar los derechos e intereses jurídicos y legítimos de las empresas chinas…», enfatizó el diplomático.

La nueva serie de restricciones marca un impulso tardío del presidente Donald Trump para garantizar que su campaña de presión contra China dure más tiempo, incluso después de que abandone su cargo, opinan los corresponsales de Bloomberg Dan Murtaugh y Yuan Gao.

Aunque Biden y muchos demócratas afirman que se oponen a las tácticas del presidente republicano respecto a China, las restricciones le darán al nuevo mandatario una mayor influencia sobre Pekín cuando su equipo negocie sobre el comercio con los líderes de la segunda economía más grande del mundo, afirman los periodistas.

Compromiso de Biden

Biden se ha comprometido a trabajar con los aliados para desarrollar una estrategia más coherente contra China, aunque no está claro si habrá cambios inmediatos en su política, destacan los columnistas. Siguiendo la orden ejecutiva del 2020 emitida por Trump y dirigida a lo que se califica como prácticas comerciales abusivas de China, los inversores estadounidenses tendrán que restringir sus participaciones en las compañías mencionadas para noviembre.

Xiaomi superó a Apple Inc. en las ventas de teléfonos inteligentes en el tercer trimestre, según la International Data Corporation, y se agregó al índice Hang Seng de Hong Kong en septiembre después de apoderarse de una cuota de mercado de Huawei Technologies Corporation, a medida que EEUU aumentaba sus sanciones contra esta empresa tecnológica. 

La capitalización de mercado de Xiaomi cayó hasta los 96.000 millones de dólares el 15 de enero por la mañana. A menos que se levante la prohibición, este gigante tecnológico corre el riesgo de ser eliminado de los índices de referencia mundiales. 

Las acciones de Xiaomi bajaron un 10% en Hong Kong, mientras que las de sus proveedores también cayeron. La FIH Mobile Ltd., que le ayuda a fabricar teléfonos inteligentes, se hundió un 14%

Sin embargo, Xiaomi ya tiene la ventaja de ser un favorito en el mercado, a diferencia de otras empresas. Antes de que fuera incluida en la lista negra, sus acciones habían aumentado un 136% en los últimos 12 meses, gracias a la recuperación de la demanda de teléfonos inteligentes y otros dispositivos electrónicos. Washington está ejerciendo presión sobre China, pero hasta ahora el apoyo de los inversores locales está mitigando el dolor, escribe Reuters.

Las acciones de Xiaomi cayeron aproximadamente un 10% el 14 de enero. Pero la experiencia de los operadores de telefonía móvil, China Mobile, China Telecom y China Unicom, sugiere que Xiaomi puede esperar que su problema pronto se arreglará. Este trío alcanzó una capitalización bursátil conjunta de 46.000 millones de dólares en Hong Kong en el período entre su inclusión en la lista negra en noviembre y la suspensión de sus acciones en EEUU. En los primeros cuatro días desde que el comercio se detuvo en Nueva York, estas compañías recuperaron casi la mitad del valor total de las acciones perdido gracias a la ayuda de inversores chinos.

En cuanto a Cnooc Ltd., esta empresa cayó un 1.1% en Hong Kong. Es la más pequeña de las llamadas tres grandes petroleras estatales chinas después de China National Petroleum Corporation y China Petrochemical Corporation, también conocida como Sinopec. Las operaciones de la compañía en el mar de la China Meridional han demostrado ser controvertidas, porque China reclama derechos de perforación en aguas lejos de sus fronteras.

«Las acciones imprudentes y agresivas de China en el mar de la China Meridional y su belicoso impulso para adquirir propiedad intelectual y tecnología importante para sus esfuerzos de militarización son una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos», declaró el secretario de Comercio Wilbur Ross en su comunicado. 

«Cnooc actúa como un alborotador para el Ejército Popular de Liberación para intimidar a los vecinos de China, y el ejército chino continúa beneficiándose de las políticas de fusión civil-militar del gobierno con fines malignos», enfatizó el político.