AGENCIA EFE/ El gigante tecnológico chino Xiaomi presentó un innovador diseño de teléfono inteligente. El dispositivo no tiene botones ni puertos de conexión, y la pantalla sin bordes cae en cascada.

Los fabricantes incluso ocultan las cámaras. El smartphone tampoco tendrá altavoces: la pantalla servirá de fuente de sonido. 

Al no tener ningún puerto para conectar el teléfono por cable al cargador, se utilizarán carga y auriculares inalámbricos. 

Y para encender el teléfono, habrá que colocar el dedo en el lector de huellas.

Tampoco hay bandeja para las tarjetas SIM: en su lugar se utilizará la eSIM.