800NOTICIAS.COM/ Desde hace tiempo hemos visto cómo Netflix ha ido realizando diversas acciones para tratar de evitar que los usuarios hagan un «mal uso» de su plan familiar, compartiendo la contraseña y el acceso a esta cuenta entre miembros de diferentes hogares (una de las prácticas más extendidas del plan Premium).

Así pues, al igual que sucedió durante el pasado mes de marzo, parece que la compañía ha querido comenzar un poco más fuerte este año, habiendo mostrado ya las primeras advertencias y medidas entre algunos usuarios de Europa. Repitiendo con su método habitual, algunos usuarios se han encontrado ya con un pequeño bloqueo al iniciar sesión en sus diferentes dispositivos, en el que se les pedía ingresar un código de seguridad enviado a su teléfono o correo electrónico para poder recobrar el acceso a la aplicación.

Si bien desde Netflix aseguran que «esta prueba está diseñada para ayudar a garantizar que las personas que usan cuentas de Netflix estén autorizadas para hacerlo» cuando existen sospechas de que alguien ajeno está usando la cuenta de otro usuario, es bien sabido que esta práctica está centrada en tratar de reducir el uso compartido.

Tal y como han informado ya algunas webs, actualmente el mayor foco se está centrando en Italia, aunque también se han enviado ya algunas advertencias a usuarios de otros países europeos, entre ellos España, por lo que no sería de extrañar que pronto veamos una escalada de estas acciones en nuestro país.

Según los últimos informes presentados por la compañía, Netflix está perdiendo 9.000 millones de dólares por año derivados de estas cuentas de contraseña compartidas, aunque presumiblemente también sabe que un número significativo de estos usuarios no sería suscriptor si no pudiera dividir el coste de esta cuenta entre otros usuarios. Y es que sin duda se trata de una manera efectiva de captar algunos usuarios que hacen un uso menos intenso o más intermitente de la plataforma.

Sin embargo, no nos cabe duda de que, si Netflix entrase en la toma de medidas más severas para realmente poner fin al intercambio de contraseñas entre personas de diferentes hogares, la reacción de los usuarios sería tremendamente negativa, pudiendo derivar incluso en unas pérdidas incluso mayores que las declaradas actualmente.

Por suerte parece que la compañía es consciente de esto, limitándose por el momento a este método que, aunque si bien resulta fácil de esquivar en muchas ocasiones, todavía logra su objetivo de transformar algunas de estas cuentas Premium en múltiples suscripciones Estándar.