SEMANA.COM/ Netflix avanza a paso firme para consolidar la nueva estrategia de integrar videojuegos en su servicio. En las últimas horas se conoció que fue liberada en línea la versión de prueba de Eden Unearthed, un juego de realidad virtual que está inspirado en la serie Eden, que es de propiedad de esta plataforma.

Según lo reseñan portales especializados, el juego está disponible para el visor Oculus Quest, es gratuito y es hasta ahora una versión beta de lo que puede llegar a desarrollar la compañía.

Este desarrollo se liberó en la plataforma de juegos de Oculus llamada ‘App Lab’, sin que tenga aún una marca propia de Netflix y a la espera de la retroalimentación de los usuarios de esta marca realicen del juego, que tiene un aspecto bueno y ligero.

Eden Unearthed sería solo la punta del iceberg del nuevo negocio de Netflix que se incorporaría a la plataforma de lleno en el 2022 y para lo cual la empresa ha contratado a ejecutivos relacionados con el sector de videojuegos para consolidar sus aspiraciones, un paso que marcaría diferencia con el ya popular modelo de servicios de streaming, en donde fueron pioneros.

Uno de los nombramientos más llamativos de los últimos meses para esta nueva apuesta fue la incorporación de Mike Verdu a Netflix, antiguo ejecutivo de Electronic Arts y Facebook, como vicepresidente de desarrollo de videojuegos, hecho que marcó el inicio de una nueva estrategia encaminada a incorporar este otro producto de ocio digital a su catálogo.

Netflix, en una carta a los inversores con motivo de los resultados del segundo trimestre, ha reconocido su intención de expandir su negocio con los videojuegos, y lo hará primero con los juegos para móviles.

Los juegos, además, no requerirán una suscripción aparte, ya que “se incluirán en la suscripción de los miembros de Netflix sin coste adicional de forma similar a las películas y series”. La carta recoge que la compañía está todavía “en las primeras etapas” de su incursión en el mundo del videojuego.

Sin un cobro adicional esto diferenciaría a Netflix de Apple, por ejemplo, que también tiene un servicio de contenidos de vídeo originales (Apple TV+) y otro de videojuegos (Apple Arcade), que cobra aparte.

No se trataría de la primera incursión de Netflix en el mundo de los videojuegos. Algunas de sus series, como Stranger Things, cuentan con un videojuego oficial, mientras que otros de sus contenidos (Black Mirror o Carmen Sandiego), tienen un formato que se asemeja a un juego.

Tampoco es la primera vez que se conocen los planes de la compañía en este nuevo mercado. En mayo se supo que Netflix estaba estudiando la creación de un servicio de videojuegos descargables, para lo que había contactado con varios ejecutivos veteranos de la industria para que supervisaran sus esfuerzos en este área.