800NOTICIAS.COM/ Intel ha corregido un problema de rendimiento en Windows 10 y Windows 11 que impide que el Desktop Window Manager consuma demasiada potencia de proceso y RAM. El controlador DCH 30.0.101.1191 — disponible ya en la página de Intel — supuestamente hará que algunos PCs con Windows 10 y 11 vayan más rápido.

El Desktop Window Manager se encarga de gestionar el aspecto del interfaz de usuario, desde las ventanas transparentes hasta las miniaturas de la barra de tareas actualizadas en directo.

Aparentemente, en algunos PCs y laptops consumía un 10% de la potencia de procesamiento y más de 100 MB de RAM, lo que ralentizaba la máquina.

El parche está disponible para aquellos con procesador de sexta generación de Intel o más reciente. Está incluido como parte de una actualización más amplia de diciembre de 2021. Además de la corrección de DMW.exe, Intel también ha mejorado el rendimiento de ciertos juegos cuando se juegan en el modo de gráficos clásicos. También ha eliminado errores que los bloqueaban por completo.