BERLÍN/ El Gobierno alemán exigió este lunes a Rusia el fin «inmediato» de su apoyo a las actividades de piratería informática que ponen en riesgo su seguridad nacional.

La portavoz adjunta del Ministerio de Exteriores, Andrea Sasse, calificó estas actividades de «totalmente inaceptables» en una rueda de prensa ordinaria en la que denunció varios ciberataques contra parlamentarios y señaló al colectivo «Ghostwriter» como presuntamente responsable.

El Gobierno alemán, prosiguió, tiene «información fiable» para atribuir la actividad de «Ghostwriter» a grupos de piratas informáticos vinculados «al Estado ruso y, específicamente, al servicio de inteligencia militar ruso GRU».

Sasse aseguró que Rusia lleva «un tiempo» combinando ciberataques convencionales y operaciones de desinformación.

Esta «actividad inaceptable es un peligro para la seguridad de Alemania y para el proceso de toma de decisiones democrático», agregó la portavoz adjunta.

Añadió que de cara a las elecciones generales del 26 de septiembre, las más inciertas en más de quince años, se han detectado varios intentos de robar información personal de varios diputados nacionales.

«Estos ataques podrían servir de preparación para campañas de desinformación ligadas a las elecciones parlamentarias», afirmó.

Sasse indicó asimismo que estos ataques dañan «severamente» las relaciones bilaterales y advirtió que el Gobierno alemán se reserva el derecho de «tomar acciones» en respuesta a nuevos incidentes.