VENEZUELA/La preeclampsia es un problema de salud que afecta a algunas mujeres embarazadas y que se caracteriza por hipertensión arterial junto a elevados niveles de proteínas en la orina (proteinuria) que pueden deteriorar los riñones y otros órganos. Se sabe que la preeclampsia dificulta el desarrollo del feto si no se trata de forma adecuada porque interfiere en la función de las arterias que transportan sangre a la placenta, pero una nueva investigación ha revelado que, además, puede provocar otros problemas de salud para el bebé a largo plazo.

Los autores del estudio son investigadores afiliados a varias instituciones en Suecia, Finlandia y Dinamarca que han encontrado evidencias que sugieren que los bebés nacidos de mujeres con preeclampsia tienen más riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o una enfermedad cardíaca en el futuro. Estos científicos analizaron los registros médicos de 8,5 millones de bebés nacidos en Dinamarca, Finlandia y Suecia entre las décadas de 1970 y 1980 y realizaron un seguimiento a estos niños para detectar los casos de cardiopatía isquémica (CI) o accidente cerebrovascular durante 40 años después de su nacimiento.

La investigación –publicada en JAMA Network Open– muestra que los niños cuyas madres habían sufrido preeclampsia durante la gestación tenían un 33% más probabilidades de desarrollar cardiopatía isquémica con el tiempo y un 34% más riesgo de accidente cerebrovascular en comparación con los nacidos de mujeres sin el trastorno. Además, observaron un pequeño aumento en el riesgo de accidente cerebrovascular en los hermanos de los niños que habían nacido de madres con preeclampsia.

Vínculo entre la preeclampsia y riesgo cardiovascular del bebé

Los investigadores tuvieron en cuenta factores que podrían influir en el riesgo de accidente cerebrovascular, enfermedad coronaria o preeclampsia, como el estado de diabetes de las madres o el sexo de sus hijos, y comprobaron que los riesgos potenciales de preeclampsia no diferían sustancialmente al tener en cuenta el IMC materno (índice de masa corporal), el tabaquismo o los antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular.

Los resultados del estudio sugieren que los hijos de las mujeres con preeclampsia tenían un mayor riesgo de cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular que no se explicaba por completo por un parto prematuro ni un bajo peso para la edad gestacional, y que los riesgos asociados de accidente cerebrovascular eran más elevados en caso de que la madre tuviera formas graves de preeclampsia y también fueron más significativos cuando las madres desarrollaron la afección más tarde en sus embarazos que en las que la desarrollaron temprano.

Los investigadores afirman que su estudio es el primero que ha encontrado un vínculo entre los bebés nacidos de mujeres con preeclampsia y un mayor riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular más adelante en la vida, que la precisión de los resultados está garantizada por el gran tamaño de la muestra, que también permitió que evaluaran el papel de los bebés prematuros en el aumento del riesgo de enfermedad cardíaca en el futuro.