VENEZUELA/ ¿Cuál es la relación entre el salario y nuestra memoria? ¿Cómo afectan los distintos rangos salariales al deterioro cognitivo? Un equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) ha presentado en la Conferencia Internacional del Alzheimer los resultados de un estudio que identifica cómo los salarios bajos sostenidos en el tiempo están asociados con un deterioro de la memoria más rápido en la vejez.

«Si bien los trabajos de salarios bajos se han asociado con resultados de salud como síntomas depresivos, obesidad e hipertensión, que son factores de riesgo para el envejecimiento cognitivo, hasta ahora ningún estudio previo había examinado la relación específica entre los salarios bajos durante los años de trabajo y los cambios cognitivos en la vida posterior», indica el equipo en un comunicado.

Cómo se ha realizado el estudio

Para llevar a cabo la investigación, el equipo de expertos utilizó los registros del Estudio Nacional de Salud y Jubilación (HRS) de personas adultas entre los años 1992 y 2016. Analizaron los datos de un total de 2.879 personas nacidas entre 1936 y 1941.

Después, clasificaron el historial de salarios bajos de los participantes del estudio en varias categorías: los que nunca ganaron salarios bajos, los que sí lo hicieron de manera intermitente o aquellos que siempre obtuvieron salarios reducidos. Tras esta clasificación, examinaron la relación con el deterioro de la memoria durante 12 años, de 2004 a 2016.

Los trastornos de ansiedad que pueden derivar si no se tratan adecuadamente en problemas de salud mental más graves también pueden incluirse en esta lista al poder ser realmente incapacitante.

Los investigadores evidenciaron que, en comparación con los trabajadores que nunca tuvieron salarios bajos, aquellos que sí experimentaron una disminución de la memoria significativamente más rápida con la vejez.

Cuál es la consecuencia en la salud cognitiva

«Nuestros hallazgos sugieren que las políticas sociales que mejoran el bienestar financiero de los trabajadores de bajos salarios pueden ser especialmente beneficiosas para la salud cognitiva», destaca la autora principal Adina Zeki Al Hazzouri, PhD, profesora asistente de epidemiología en Columbia Mailman School y Butler Columbia Centro de Envejecimiento.

En este sentido, añade la experta, el trabajo futuro pasa por examinar de manera rigurosa «la cantidad de casos de demencia y el exceso de años de envejecimiento cognitivo que podrían prevenirse en diferentes escenarios hipotéticos si se aumentara el salario mínimo por hora», concluye.