Por un salario real

 

Por Omar A. Ávila H. /  La dirigencia de Unidad Visión Venezuela recorre a diario cada rincón de nuestro país, para estar en contacto directo con nuestro pueblo y escuchar de primera manos sus planteamientos, ideas y sugerencias, así como las denuncias y problemas que los afectan.

Asimismo, evaluamos en nuestros recorridos la situación de la vialidad, en mi caso, concentrado mayormente en el municipio Sucre del estado Bolivariano de Miranda, recorriendo de punta a punta sus cinco parroquias. Somos testigos de los huecos que cada día crecen más y aquellos que se producen por los constantes botes de aguas limpias, no solo ocasionando daños a la precaria vialidad, sino malgastando el vital líquido que no llega de manera regular a las comunidades para que los ciudadanos puedan hacer sus tareas rutinarias de higiene y alimentación.

Lamentablemente la mayoría de nuestros gobernantes decoran y “arreglan”, como reza el dicho: “por donde pasa la novia”, pero sin atacar el problema de fondo para evitar se repita la situación.

No se puede pretender solapar el caos y la desidia con pañitos de agua tibia; como ciudadanos debemos actuar como contralores para que el dinero de nuestros impuestos se invierta en obras de calidad y que perduren en el tiempo.

A esa mayoría, incluyendo a los burgomaestres de la Gran Caracas, les hace falta patear calle, para que puedan ocuparse de lo realmente urgente e importante para la gente de cada uno de estos municipios.

Necesitamos personas calificadas, con vocación de trabajo y servicio, capaces de ponerse en el lugar del otro, una dirigencia de jóvenes con nuevas ideas y proyectos pensando en la gente.

Desde nuestro programa Visión Solidaria hacemos lo posible por siempre apoyar a los más vulnerables, de acercarnos a la gente y trabajar de manera conjunta. No hay un solo día en el que no estemos en la calle ayudando con un plato de comida, una bolsa de víveres, de artículos de higiene personal, proteínas, medicinas, donando instrumentos deportivos, entre otros, de eso se trata la política de servir sin distingo de color o afiliación partidista, venezolanos somos todos y por ello seguiremos trabajando por la unidad.

Hechos y no palabras. Ya está bueno de frases vacías que dejan a la gente con sensación de frustración y engaño.

Como Parlamentario he venido trabajando y apoyando un conjunto de leyes sociales, porque desde Unidad Visión Venezuela velamos por el cumplimiento de los derechos para todos en igualdad de condiciones, como es el caso de las Personas con Discapacidad que no han sido tomados en cuenta con la debida prioridad.

Nuestra campaña es permanente, el pueblo no puede seguir esperando que se tomen acciones para solucionar sus apremiantes problemas. Los líderes estamos en el deber de participar en el encuentro de soluciones; no hay más espacio para vanas excusas.