Otra reconversión huérfana de medidas económicas

Por Omar A. Ávila H. / Se concreta la tercera reconversión monetaria, en una Venezuela en la cual hemos transitado 46 meses de hiperinflación, 32 meses de depresión económica, un PIB que hoy en día es 6 veces menor al que teníamos cuando Nicolás Maduro asumió la presidencia en el año 2013.

Lo primero que debieran de entender desde el gobierno nacional, comenzando por el vicepresidente del área económica Tareck El Aissami, es que para que una economía pueda salir adelante es fundamental garantizar el estado de derecho, igualdad para todos y reglas claras. No es con un capitalismo de panas, en la que solo un selecto grupo de los que están en el entorno o cerca del poder que se construye una economía moderna; del otro lado también deben de entender que aquí no tenemos ni modelo chino, ni ruso, ni iraní, mucho menos cubano.

Tampoco es un tema que no exista igualdad, el problema radica en que no haya oportunidad para nadie más. Si hablamos de China por ejemplo, los mejores negocios son para el entorno gubernamental, pero dejan que el resto participe, es decir, capitalismo puro.

Lo cierto es que no vemos las medidas o reformas económicas que puedan garantizar que no vamos a seguir tachando cada vez más ceros e inventándole nuevo apellido a un bolívar que desde hace rato es polvo cósmico. El mejor ejemplo es que ya el primer billete del nuevo cono monetario cedió ante el dólar.

Desgraciadamente desde la cúpula del gobierno se niegan a escuchar y mucho menos a poner en práctica propuestas que desde distintos sectores hemos venido haciendo en ese ámbito –incluyendo a Unidad Visión Venezuela-. Hoy, la realidad es que tenemos 6 ceros menos (14 en total), pero los problemas económicos continúan igual o peor, es decir, “por ahora” dejamos de ser pobres millonarios. En el que teniendo un millón o un bolívar es lo mismo; ambos no valen ni medio.

Lo que urge reconvertir desde la oposición a más tardar el 21 de octubre, es para que pasemos de tener más de 60 mil candidatos a 3 mil y; así con candidatos únicos podamos competir de tú a tú contra el gobierno nacional, y así demuestren que el interés del país está por encima de cualquier partido político e individualidad,para poder garantizar recuperar la mayoría de los espacios regionales y municipales que nos permitan organizarnos.

Para finalizar, es importante señalar que aún estamos a tiempo de tomar medidas. El Banco Central de Venezuela (BCV) y el gobierno deben aplicar un verdadero plan contra la hiperinflación, con sus componentes fiscales, monetarios, cambiarios y de manejo de reservas internacionales, que garanticen realmente comenzar a recuperar la economía, detener la inflación y por ende rescatar el poder adquisitivo de nuestro pueblo.