Rechazamos los atropellos a la autonomia municipal del socorro
Por Máximo Blanco  / La alcaldesa de  Roscio Sulme Avila ganó con un capital político que no le pertenece -es prestado-, y que tiene que cuidar, si no quiere verse en dificultades, en estos tiempos de tempestades en la gestión pública.
Ella ganó porque Douglas Gonzalez tenía su corazón en la MUD, y ello lo condujo a cambiar de caballo en la mitad del río, y evidentemente se ahogó.
Ahora bien, en este naufragio Douglas le aportó votos en la tarjeta de AD a la alcaldesa, pues en las tres últimas encuestas, entre las 4 que hicimos en el Municipio, el 8% de los Roscianos, que se inclinaban hacia la candidatura de Douglas, manifestaban que lo harían a través de la tarjeta blanca de AD, y quienes en las máquinas pisaran una tarjeta allí ejecutaban todos sus votos.
Sin embargo, es evidente que el capital político fundamental (activistas y votos) para la victoria lo aportó AD ; partido que es básico para la gestión pública y para el futuro de quienes aspiren a cargos de representación popular en Guarico .
Otra corriente política que aportó votos (unos 3000), para el triunfo, fue el chavismo descontento; quienes se expresaron a través de la tarjeta de Cambiemos. Y ese capital político, fue un voto castigo contra Cristopher, pero quienes movilizaron esos votos aún son militantes del PSUV.
El resto de los votos los pusieron los otros partidos de la Alianza Democrática; organizaciones mañosas, pero  que con diferencias terminan encontrándose con AD.
Ese fue el capital político real de la victoria, pues los recursos verdes siempre aparecen cuando la política es correcta.
El futuro -hoy- para los políticos no es fácil predecirlo. Repetir o subir no es sencillo. Atravesar la plaza Bolívar no es mantequilla. La oposición tiene una gran oportunidad para el 2024. Y si ganamos las presidenciales, los muertos, el diablo y hasta la sayona competirán como candidatos de la oposición.
En consecuencia,  me permito recordar una expresión que debe estar presente en la cabeza de quienes hacen política: «el cementerio está lleno de políticos impacientes».