Ahora más que nunca “Linda Barinas”

Por Luis Fuenmayor Toro / A Superlano, candidato impresentable de la MUD, lo inhabilitó la Contraloría General tiempo después de haber sido indultado por el presidente Maduro. Al indultarlo, Maduro aceptó que una persona, con los antecedentes de Superlano, podía participar normalmente en la política venezolana. ¿Por qué entonces tiempo después lo inhabilita de nuevo la Contraloría? Esa disposición no la pudo haber tomado ningún funcionario subalterno, tuvo que haberla decidido el propio Contralor General de la República. Y ni siquiera…

Pero es que Amoroso no hubiera asumido motu propio un fallo de este tipo, pues el mismo iba contra una política fundamental de acuerdos con la oposición extremista de la MUD. El Contralor tuvo que ser instruido por su jefe político para proceder de esa manera. Pero… ¿Cuál fue la motivación para esta nueva inhabilitación? ¿Impedir el triunfo de Superlano? ¿Es que acaso sabían que iba a ser candidato… y que iba a ganar? Lo primero han podido saberlo, pero lo segundo no. Ni siquiera con el PSUV actuando en ese sentido. Nadie daba a Argenis Chávez como perdedor en Barinas.

La Contraloría, además, no publicó de inmediato la inhabilitación. Lo hizo tiempo después en dictamen de fecha y número no correlacionados y no lo informó al CNE. Si no lo informaron fue porque se quería que Superlano pudiera participar. Sabían entonces que lo haría. ¿Pero para qué? Su presencia daba el motivo de anulación de la elección de Barinas ganara o perdiera, y la intención era realmente salir de Argenis Chávez. Su triunfo se vería impedido, con la impugnación por la participación del inhabilitado y la anulación de la elección por el TSJ. ¿Hubo algún acuerdo con la oposición “apátrida”?

La anulación judicial de la elección no habría sido considerada irregular ni habría levantado protestas, pues el ganador no sería el inhabilitado opositor sino un hombre del gobierno, lo que haría aparecer a éste como imparcial y muy recto ante los veedores internacionales, a la hora de tomar decisiones difíciles. La sorpresa fue que Superlano ganó las elecciones y de ahí en adelante tuvieron que improvisar, pues no podían permitir la sustitución de Argenis Chávez por un militante de Voluntad Popular.

Las renuncias de Argenis Chávez a la gobernación y a presentarse como candidato, en la nueva fecha decidida por el TSJ para repetir los comicios, responden a las fuertes presiones del más alto nivel gubernamental y político. El contrapunteo público entre Diosdado Cabello y Argenis Chávez, en relación con la instancia partidista que decidiría el nuevo candidato del PSUV a la gobernación, y el discurso de Maduro echando sobre el hermano del eterno comandante toda la responsabilidad de la derrota ocurrida, demuestran claramente las intenciones de la administración actual, de terminar con uno de los últimos reductos de poder político de la familia Chávez.

La nueva elección, además, le da al gobierno otra ocasión para recuperar el control de la gobernación de Barinas, esta vez frente a candidatos menos beligerantes y extremistas que Superlano o algún otro de Voluntad Popular. Contienda que además haría aflorar de nuevo las contradicciones entre el G4 y la oposición democrática, las cuales les son al gobierno fundamentales para el reto de mantener el poder en 2024.