Elecciones libres y justas en Venezuela.
Por Jesús Hurtado Power / Maduro aparece con muy poca aceptación en todas las encuestas de mayor credibilidad, algunas encuestadoras presentan cifras irreales que responden a los intereses del régimen, publicando resultados que evidentemente no se corresponden con la realidad.
Ante el escenario cierto de perder el poder, Maduro y su régimen intentan desconocer, no solo el Acuerdo de Barbados, sino también la CRBV y las leyes. Pretenden organizar una elección presidencial exprés, convocando a sus aliados, los cuales desde hace algún tiempo se muestran como candidatos presidenciales, a conformar el cronograma electoral, tratando de repetir el guion del 2018.
Pero esta vez tenemos una realidad muy distinta a la ocurrida hace 6 años. La unidad democrática cuenta con una candidata unitaria que resultó ganadora por amplio margen en la elección primaria realizada el 22 de octubre del año pasado, que tiene una muy alta aceptación en los actuales momentos, y que la convierte en la segura ganadora de la elección presidencial a realizarse este año.
A eso le tienen miedo Maduro y el PSUV, por eso la inhabilitan mediante una decisión administrativa de la Contraloría General, contradiciendo la Constitución y el acuerdo que firmaron en Barbados.  Frente a las maniobras desesperadas de Maduro y el PSUV al tratar de “elegir” a su “contrincante opositor”, porque saben que María Corina Machado les ganaría por paliza, con un amplio margen, los gobiernos de la Unión Europea, de EEUU, y de América Latina, incluyendo gobiernos aliados de Maduro, como Brasil y Colombia, han alertado sobre la necesidad de respetar el Acuerdo de Barbados y de garantizar los derechos políticos a María Corina. Están pidiendo realizar una elección con estándares internacionales que permita elegir democráticamente al nuevo presidente de Venezuela.
María Corina Machado no está sola en esta lucha, cuenta con el apoyo de toda la dirigencia política y social opositora, con la comunidad internacional y con la gran mayoría de los venezolanos, que exigimos elecciones libres y justas, y para que esto se cumpla debe respetarse la decisión de más de 2.500.000 personas que votaron en la elección primaria del 22 de octubre pasado.
La voluntad de cambio de los venezolanos es indetenible, la decisión está tomada, el 10 de enero del 2025 Maduro debe abandonar Miraflores, entrará en funciones un nuevo gobierno democrático presidido por María Corina Machado, cuyo mayor compromiso es conformar un gobierno de unidad nacional que instrumente políticas públicas que resuelvan los graves problemas que padecemos los venezolanos, ocasionados por las políticas erradas del chavismo en estos 25 años en el poder, y se iniciará la necesaria lucha contra la corrupción que  ha devastado a nuestro país.
María Corina no solo es la candidata unitaria y la líder del proceso actual de cambio, representa además la esperanza para la gran mayoría de los venezolanos que aspiramos vivir en un país mejor.
Muy pronto nos rencontraremos todos en una VENEZUELA LIBRE.
La lucha es HASTA EL FINAL.