Con Unidad y Voluntad de Cambio, Ganaremos el REVOCATORIO

Por JESÚS HURTADO POWER / La sociedad civil venezolana ha venido ejerciendo un papel  protagónico en las acciones políticas de organización y participación necesarias para enfrentar al régimen y lograr su salida del poder. Es más que evidente su significativo accionar sobretodo en el contexto del Frente Amplio Venezuela Libre, en los distintos estados, donde incluso los  principales representantes de la sociedad civil hoy día ejercen un sólido liderazgo, realizando parte importante de la conducción política. Lamentablemente, este protagonismo en la lucha no ha tenido un paralelismo en los niveles de  toma de decisiones, donde la sociedad civil no ha sido escuchada para la definición de las estrategias a desarrollar y mucho menos tomada en cuenta para su participación directa en los procesos electorales, durante los cuales sus dirigentes han sido relegados por los cogollos partidistas.

Las  consecuencias para el logro de los objetivos planteados han sido negativas, con resultados adversos para las organizaciones políticas que han participado en los procesos electorales, al no haber sabido comprender, en un escenario de claro debilitamiento de los partidos políticos, el importante rol que en estos momentos cumple la sociedad civil organizada,. De igual forma, es necesario entender, que en tiempos de democracia, con instituciones sólidas, los asuntos electorales quedan fundamentalmente en manos de los partidos, pero en dictadura, la lucha por la democracia es de toda la sociedad y se da en varios terrenos, incluyendo el electoral.

Lo ocurrido en las elecciones regionales el 21N, cuando la unidad democrática sufrió un estrepitosa derrota en la mayoría de los estados, es un claro mensaje de los venezolanos a las imposiciones de candidatos por parte de unos pocos partidos políticos, donde los verdaderos liderazgos fueron dejados a un lado, tanto de la sociedad civil como de los propios partidos políticos, creyendo que la tarjeta “de la manito”, término utilizado en la campaña, era mágica, y que generaría los votos para ganar .De nada sirvió secuestrar la tarjeta de la unidad, la respuesta del pueblo venezolano fue contundente, a través de  la abstención o votando por otras plataformas electorales, no solo se castigó al régimen, sino también a esa dirigencia opositora que desde hace rato esta de espaldas a los verdaderos intereses del país.

Es fundamental que la sociedad civil organizada sea incorporada directamente en la estructura unitaria opositora a nivel nacional y regional, que permita que en cada estado, municipio o parroquia su liderazgo emergente, con un valor agregado por su formación ciudadana, con un desempeño diario en actividades académicas, empresariales o como servidores públicos, logren de manera conjunta con los partidos políticos desarrollar el músculo político requerido para poder derrotar a la dictadura, es la manera como podremos tener éxito en alcanzar nuestro objetivo estratégico de expulsar a Maduro y su régimen de Miraflores, para restablecer la libertad y la democracia. ES HORA DE PENSAR EN VENEZUELA.