Abstencionistas: Los grandes derrotados del 9E

Por Omar Ávila /  He llegado a la conclusión que hay un sector que sigue creyéndo que quienes están en el poder son brutos, y olvidan que estos llevan 22 años gobernando. Mucha maestría, Harvard, PhD, pero no han podido con el “chofer de autobús”. Al parecer no han aprendido nada luego de tantos años de derrotas. Por ello, nuestro llamado es a que no continúen subestimando a Maduro y sus jefes.

En Barinas se presenta una nueva oportunidad para que todos apoyen a un solo candidato que garantice el cambio que quieren los barinenses, y por ende, propinarle una nueva derrota al gobierno en su feudo, considerado como cuna de la revolución al haber nacido Hugo Chávez en Sabaneta de Barinas.

Es un despropósito seguir catalogando de “alacrán” a todo el que no está con la MUD, al igual que decir que todos los que apoyan al G4 son “corruptos” o tienen que ver con el robo a Monómeros. No se puede seguir generalizando, continuar cayendo en el juego del gobierno, de la psicología barata de Nicolás, Diosdado y su grupo, -en la que caen los “eruditos”- los cuales hablan bien de algunos opositores y mal de otros, solo con la intención de mantenernos divididos y votando por más de un candidato para así fragmentar nuestra fuerza mayoritaria.

Si hay algo que debemos tener claro luego del resultado de las elecciones regionales y municipales del pasado 21N, es que el gobierno continúa perdiendo apoyo entre sus bases, que en los últimos 9 años ha perdido prácticamente la mitad de sus adeptos, que si votamos los podemos derrotar. Además se cae el mito de que el gobierno puede manipular las elecciones; si esto fuera cierto, no dudarían en sumarse los votos que sean necesarios para no quedar al desnudo ante Venezuela y el mundo.

Por otro lado, aunque no se vea de manera clara y expedita por ahora, lo ocurrido en Barinas y la crisis que ha generado la derrota de los Chávez en su tierra natal, lo que está en juego es mucho más que una gobernación, además de quedar demostrado que “dictadura” si sale con votos. El chavismo está dividido y tiene dificultad para mantener los acuerdos mínimos que impidan graves rupturas internas.

Desde Unidad Visión Venezuela, sabemos que estos acontecimientos afianzan la importancia de lo que fueron estos comicios y el impacto que está causando en el gobierno, lo cual reafirma lo vital de no perder el foco en la recuperación de la vía electoral. Definitivamente, es a lo que más temen quienes han sembrado la desesperanza y desmotivación en un pueblo -que en su mayoría- clama por el cambio.

La crisis en Barinas es una prueba irrefutable del poder del voto, y el potencial de lo que significa la participación activa a través del sufragio, y todo lo que este puede generar dentro del bloque de poder.

Es importante resaltar que el CNE hizo su trabajo, al confirmar el triunfo de Freddy Superlano, y por ende destacar que el Tribunal Supremo de Justicia no pudo invalidar la acción del Poder Electoral, situación que obligó a trasladar la argucia legal a otro ente, argumentando una supuesta inelegibilidad de del candidato opositor a través de la Contraloría, dejando entre -otras cosas- en entredicho, la autoridad del primer mandatario que le había otorgado el indulto entre otros a Superlano a través del decreto presidencial N° 4277, el cual fue publicado en Gaceta Oficial N° 6.559 en fecha 31 de agosto de este año.

Es importante ubicarnos en el tiempo y espacio, entender que la pelea no es jurídica; debemos concentrarnos en el hecho político y blindar con más unidad que incentive la participación de un mayor número de barinenses, que garantice darle una lección a quienes desde el poder pretenden pasar por encima de la decisión de nuestro pueblo.

Para finalizar, desde Unidad Visión Venezuela sabemos que el triunfo va a depender de un buen y único candidato. Para nadie es un secreto que yendo contra el peor aspirante, es decir, el exgobernador Argenis Chávez, la diferencia fue mínima, por lo que el exmandatario regional decide apartarse y darle paso a un posible próximo derrotado.