Servicios que se pagan y no disfrutas

Por Omar Ávila  / Barinas habló claro y contundente, ratificando con mayor fuerza lo expresado el pasado 21N, diciéndole al chavismo que ya basta de más de 20 años de desidia, abandono y destrucción. Que se hartaron de tanta indolencia por parte de la cúpula del gobierno de turno.

Los barinenses demostraron una vez más que la unidad es un arma letal para el régimen, a través del voto consciente y racional, para así lograr un triunfo sólido ante el candidato oficialista al obtener más del 55% de apoyo popular. Vale acotar que el Consejo Nacional Electoral, tanto el pasado 21N como ahora el 9E, anunció los resultados tal cual se dieron, como siempre lo han hecho y una vez más se cae el mito de que el Poder Electoral manipula los comicios.

Definitivamente los grandes derrotados del 9E fueron los abstencionistas, al punto que muchos de los “altos jerarcas” dieron un giro de 180 grados y pasaron en menos de dos meses del “en dictadura no se vota”, a tomarse selfies y hacer videos con el ahora gobernador de este estado llanero, Sergio Garrido.

Desde Unidad Visión Venezuela aspiramos y esperamos que Barinas sea el último capítulo de esa rebelión silenciosa de nuestro pueblo a favor del voto, en contra del sectarismo y de las imposiciones de una cúpula que solo defiende sus intereses.

Se quedaron con las ganas esos extremistas que estaban ligando el triunfo de Jorge Arreaza, para poder continuar vendiendo la teoría de que “se vota pero no se elige”, que “no vale la pena votar” y se le caen una vez más esos mitos de que “el CNE cambia los resultados”, de que “la dictadura no repitió las elecciones para perderlas” y reafirma así lo vital de no perder el foco en la recuperación de la vía electoral.

En resumen, la participación ciudadana a través del voto funciona; quedando demostrado que si se elige cuando votamos, y por ende el cambio lo lograremos en paz y con organización a través del sufragio, cualquier otra cosa es estafa.

Nuestra invitación a toda la dirigencia es a trabajar desde ya en la organización, movilización y participación masiva, para que este sea el detonante que materialice el cambio que la mayoría del país clama. No más fantasías. Hay que seguir el ejemplo que Barinas dio, hay que votar cuantas veces haga falta.

Para finalizar, no me queda más que enviarle mis respetos y reconocimiento a ese pueblo que decidió luchar, dejar a un lado el miedo, sacudirse la desesperanza y aprovechar la oportunidad que da una elección. ¡Viva esa Barinas grande, valiente y decidida!