VENEZUELA / El diputado y miembro de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional, Williams Dávila Barrios, cuestionó -la mañana de este martes- que el fiscal impuesto por la ilegítima Constituyente, Tarek William Saab, intente minimizar los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el régimen de Maduro contra Fernando Albán, el capitán Acosta Arevalo y Juan Pablo Pernalete.

«Estamos frente a un caso de cinismo psicopático (…) El fiscal usurpador cree que el mundo se va a comer el cuento que hubo homicidio culposo.Pretende minimizar estos crímenes para disminuir sus responsabilidades ante la Corte Penal Internacional (CPI)», adelantó el legislador. 

Subrayando que en Venezuela existe un patrón sistemático utilizado por la dictadura de Maduro para matar y silenciar a quienes lo adversan; Dávila reiteró que el mundo sabe que Pernalete no murió por una pistola de perno, sino por una bomba lacrimógena disparada por un Guardia Nacional. 

También hizo alusión a que Fernando Albán, calificandolo como hombre de profunda fe, no se suicidó sino que murió como consecuencia de las torturas de agentes de seguridad del Estado. Sobre Acosta Arevalo refirió que fue llevado moribundo ante un juez que no investigó las agresiones en su contra. 

El dirigente político de forma enfática recordó que desde la II Guerra Mundial no existe el  Principio de Obediencia Debida, por lo que tanto los autores materiales como las cadenas de mando deben responder por crímenes y torturas registrados en el país por la Misión de Determinación de Hechos de las Naciones Unidas. 

Haciendo hincapié en la necesidad de justicia para estos tres casos, así como con los cientos de jóvenes muertos por la represión, Dávila planteó que «la reconciliación nacional pasa porque no haya olvido ni impunidad».