VENEZUELA / Durante la sesión ordinaria de la Comisión Delegada de Asamblea Nacional de este martes, el diputado Williams Dávila criticó la postura de la administración de Nicolás Maduro de pretender defender el territorio Esequibo cuando a juicio del parlamentario, el pleito pasó a jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia precisamente por la “omisión, inoperancia y negligencia” de la dictadura.

“La dictadura acaba de nombrar una comisión para la defensa del Esequibo de una Asamblea Nacional espuria que no es reconocida. ¿Qué fuerza de representatividad pueden tener? Los integrantes de esa comisión diputados algunos ni siquiera fueron a la Asamblea Nacional, ni siquiera formaban parte siendo integrantes de la Comisión de política exterior, algunos de ellos en Parlasur. Jamás abrieron la boca en defensa del Esequibo”, argumentó el diputado por el partido Acción Democrática durante su intervención.

Recalcó los esfuerzos realizados por la legítima Asamblea Nacional en defensa del territorio en disputa y reiteró que no reconocen la jurisdicción de la Corte “ni desde el punto de vista jurídico como desde el punto de vista político». Aseguró que su posición es la pertinencia del acuerdo de Ginebra.

“Maduro simplemente ha jugado con un nacionalismo que no cree ni profesa porque todas nuestras riquezas naturales están en manos de intereses foráneos oscuros. Entregaron el Esequibo simplemente por intereses foráneos y oscuros, ahora nosotros convocamos al país y a todos los sectores para seguir en la lucha que siempre hemos tenido: defender lo que es nuestro. La soberanía no se discute, se defiende”, puntualizó.

“El sol sale por el Esequibo” no se cumplió

Dávila, quien preside la Comisión Mixta en Defensa del Esequibo y la Fachada Atlántica de la Asamblea Nacional, manifestó además que fue el propio Hugo Chávez quien cedió el territorio Esequibo a cambio de intereses personales en relación al apoyo de países caribeños a su gobierno, asesorado por el entonces presidente cubano, Fidel Castro.

“En estos 21 años de dictadura, Chávez y Maduro, tuvieron suficiente tiempo para convenir una solución práctica y satisfactoria al tema del Esequibo. Simplemente aquél llamado de que “el sol sale por el Esequibo” no se cumplió. Traicionaron a la patria, ideologizaron el tema, se dejaron llevar por los intereses geo estratégicos de la diplomacia cubana”, argumentó.

El diputado por el partido AD enumeró los avances que se han obtenido a través de la Comisión que preside, entre ellos el apoyo a su causa por parte de cuatro magistrados de la Corte Interamericana de Justicia (CIJ)

“Esta Asamblea Nacional legítima si puede hablar con la frente en alto porque hemos cumplido: fuimos a la isla de Anacoco plantar la bandera nacional. A propósito de la audiencia de la Corte Internacional de Justicia, hicimos nosotros una audiencia en paralelo en agosto en la Haya con los expertos más renombrados en materia de derecho internacional público al punto que esa audiencia contribuyó a que cuatro magistrados de la CIJ disintieran del voto de la mayoría de la corte”, detalló Dávila.

El diputado envió un mensaje a la CIJ ante lo que catalogó como “estado de indefensión” producto del panorama político que vive Venezuela en la actualidad.

“La CIJ debería ponderar una realidad: Venezuela está en estado de indefensión. No tenemos un gobierno legítimo y hasta que no vengan unas elecciones presidenciales libres y legítimas en Venezuela que elijan a un Presidente legítimo, Venezuela no va a estar en plena capacidad para defenderse (…) En consecuencia la corte debería considerar posponer una decisión dado el carácter de indefensión que tiene Venezuela”.

Por último recalcó el carácter autónomo de la legítima Asamblea Nacional asegurando que esta es la principal “riqueza” de la oposición venezolana presidida por Juan Guaidó.

“La riqueza del interinato y de cada uno de nosotros en la Asamblea Nacional es que nosotros tenemos nuestra propia autonomía porque tenemos valores y principios y para nosotros la no jurisdicción de la Corte y el tema del Esequibo es una cuestión que toca el ADN venezolanista, nacionalista de nosotros”, manifestó el parlamentario.