VENEZUELA/ En una negociación cada quien debe entender las razones del otro y ver qué quiere el otro, señaló el exvicepresidente del CNE. Aquí no habrá capitulaciones de nadie, aseveró

El analista político Vicente Díaz afirmó que, para que se produzca una negociación, el péndulo de la soberbia debe estar en un punto neutro. Cuando un sector siente que ganó un round está menos dispuesto a negociar, evaluó. En su opinión es la ciudadanía la que debe obligar a sentarse al gobierno y a la oposición para que vuelvan a negociar.

El gobierno de Maduro se siente soberbio y cree que no tiene razones para negociar, y ha aprendido a sobrevivir a las sanciones, señaló Díaz. Otros sectores siguen creyendo que hay una alternativa mejor a negociar, y por eso piensan que es mejor que no se negocie todavía porque significa ceder en cosas que no quiero ceder, estimó.

“La oposición en Venezuela todo el mundo la ha violado”, criticó el exvicepresidente del CNE. “Todo el mundo tiene que regresar a la Constitución” y llegar a un pacto en el que todos nos comprometamos a respetarla. Eso “pasa por una negociación”, y el gobierno “tiene que empezar por ajustarse plenamente a la Constitución” y respetar áreas como el voto de los venezolanos en el exterior.

En cuanto a las protestas laborales Díaz afirmó que hay una conflictividad entre el ciudadano común y las élites en el poder. Cualquier élite que mantenga a la población en estas condiciones es objeto de protestas, indicó. “Esta no es una lucha de colores políticos”, aseveró Díaz, y llamó a los dirigentes gremiales a no dejar secuestrar su lucha por intereses partidistas.

Esta no es una lucha de oposición contra el PSUV, sino de los trabajadores por mejores condiciones de vida, enfatizó.

Díaz recordó que la Onapre es una institución del Estado, y que lo que se ha hecho es una política de Estado. “Esto hay que atenderlo urgentemente” y la forma de hacerlo “es incrementando la capacidad productiva de Venezuela”.