VENEZUELA/ La presidenta del Comité de Afectados por los Apagones, Aixa López, solicitó a la Asamblea Nacional que interpele al ministro de Energía Eléctrica, Néstor Reverol

Comenzó sin información oficial, pero no por eso menos contundente. “En Maracaibo todo volvió a ser como en 2019”, contaba una zuliana residente en Caracas pero con familiares en tierras marabinas. Lo corroboró el presidente de Fedecámaras Zulia, Ezio Angellini, quien afirmó que hace dos o tres semanas regresaron los bloques de racionamiento, pero sin previo aviso

“Pasamos tres horas en promedio sin luz en Maracaibo, y hasta seis horas en los municipios”, aseguró. “Todo ocurre sin saber” y con improvisación, denunció Angellini en declaraciones para Unión Radio. Como la gran mayoría de los comerciantes no tiene plante eléctrica se ven obligados a cerrar sus puertas, recordó.

La empresa estatal Corpoelec comenzó a informar en redes sociales sobre los llamados planes de administración de carga (PAC), que son los horarios en los que estados determinados permanecerán sin electricidad. Hasta el momento se han centrado en la región centro-occidental.

El problema no es la falta de agua en los embalses que producen la electricidad en el mismo país, ya que la misma Corpoelec explicó en sus redes sociales que los aliviaderos están abiertos “debido a la recuperación del nivel de agua en los embalses de todas las centrales hidroeléctricas del Bajo Caroní del estado Bolívar”.

Es decir, que pese a haber suficiente agua en los embalses Corpoelec retoma los planes de racionamiento.

La presidenta del Comité de Afectados por los Apagones, Aixa López, reiteró esta semana que los racionamientos no se deben a la sequía, porque la cota del Guri está estable. El Comité reportó 4.850 fallas hasta el mes de febrero, a las que se suman otras 6.250 en lo que va de marzo. López apuntó que se han dañado -siempre con base en quienes denuncian- 2.305 equipos dañados.

En el país ocurren apagones y bajones, y en Caracas son los bajones los que llevan la batuta, aclara. Cada día hay en la capital entre 5 y 12 bajones diarios, estimó López, lo que daña los equipos; especialmente, las computadoras y los hornos microondas. Las parroquias más afectadas son Altagracia, El Recreo, El Paraíso y San Juan.

Como presidenta del Comité López instó a la Asamblea Nacional (AN) a interpelar al ministro de Energía Eléctrica, Néstor Reverol, para saber con exactitud qué medidas se están tomando, y solicitó que se termine de aprobar -ya tiene el aval en primera discusión- una ley de indemnización al usuario víctima de apagones, para que haya un procedimiento más expedito.