VENEZUELA/ La médico infectóloga e internista, Patricia Valenzuela, informó que según los reportes de los hospitales públicos y privados del área Gran Caracas no se ha realizado toma de muestras contra el COVID-19 desde aproximadamente hace 4 semanas, porque el material para tomar la muestra no se comercializa y dejó de ser distribuido por los distritos sanitarios.

Ante esta situación -afirmó- queda en evidencia que donde hay más casos, es decir, en el Distrito Capital, no se tiene un registro de PCR-RT en las últimas semanas.

Seguidamente, la también miembro de la junta directiva de la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), dijo que según la encuesta nacional de hospitales hay un incremento de la ocupación en unidades de emergencia de 34%, la más alta históricamente.

Esta información la dio a conocer en el evento «Escenarios 2021: Economía, Finanzas, Mercadeo y Tendencias Digitales», presentado por la firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados y el portal Banca y Negocios.

En cuanto a la capacidad de camas de unidades de terapia intensiva (UTI) se mantiene estable con un promedio de 200 camas. «Esto no es bueno porque en el mundo el incremento de cupos de UTI ha sido notorio», agregó Valenzuela.

Sobre la ocupación de ventiladores, señaló que Venezuela tiene un aumento hasta 45% (la más alta de 2020-2021).

La especialista también informó que el equipo de protección personal en los hospitales, como lo son guantes y tapabocas, tienen una disponibilidad intermitente.

– Ámbito económico – 

En su ponencia titulada Empresas y COVID-19, ¿qué viene y cómo manejarlo? Valenzuela recordó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) habla sobre un colapso económico venezolano sin precedentes. La economía se contrajo un 70% entre 2013 y 2019 y se suma a la reducción del 30% en 2020, una de las mayores crisis económicas del mundo.

También hay una caída del poder adquisitivo de los hogares, incremento de la pobreza y de la desigualdad y el deterioro sustancial de los indicadores sociales relacionados con la alimentación y la salud junto con la provisión de servicios básicos.

Por otra parte, nombró el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que concluye que, si no se controla la curva de contagios de la pandemia, no será posible reactivar la economía de los países.

– Recomendaciones –  

Para finalizar su ponencia, indicó que para que América Latina y el Caribe tengan éxito en esta etapa crítica, las medidas de distanciamiento físico necesarias para enfrentar la pandemia deben complementarse con medidas urgentes de protección social para la población que garanticen sus ingresos, alimentación y acceso a los servicios básicos.

Insistió que para evitar los contagios es necesario quedarse en casa y si es necesario salir, utilizar el tapabocas, lavarse las manos y mantener el distanciamiento. «El tapabocas puede durar un poco más de 8 horas, pero al mojarse va perdiendo su efectividad», detalló la especialista.

Sobre las vacunas que están en Venezuela, explicó que la rusa Sputnik V es efectiva, segura, y de gran valor. Por otra parte, indicó que la vacuna Sinopharm no está publicada, tiene la fase tres y tiene voluntarios sanos. «Lo correcto sería que estén publicados los resultados de esta vacuna», agregó.

Además, señaló que «hasta el 85% de los casos de COVID-19 son casos leves que pueden permanecer en sus hogares».

Y aseguró que «un proceso de vacunación masivo es lo ideal para enfrentar esta enfermedad», añadiendo que la vacunación universal alcanzó la cifra de más de 919 millones de dosis inoculadas.

«Venezuela no se puede quedar atrás», concluyó Patricia Valenzuela.