VENEZUELA/ Francisco Martínez, quien fue designado como parte de los miembros de la oposición en el Consejo Nacional Electoral, comunicó su renuncia voluntaria al cargo que ocupaba desde el pasado 4 de mayo.

«Hoy puedo afirmar que el derecho a elegir de todos los venezolanos está en terapia intensiva. Las condiciones del CNE son muy precarias, difíciles y complejas», reza una parte de la carta suscrita por Martínez.

Afirmó que las inhabilitaciones políticas, las intervenciones judiciales que entorpecen y contaminan los procesos electorales, las arbitrariedades y ventajismos del gobierno, su precariedad presupuestaria, un registro electoral no depurado ni actualizado y el deterioro general de las condiciones y garantías a los electores son realidades que conspiran en contra del Poder electoral.

Destacó también que abordando esas realidades es como se podrían generar las oportunidades para que todos los venezolanos, desde donde se encuentren, dentro y fuera del país, puedan no solo votar, sino también ser responsables de elegir.

«Por motivos estrictamente personales debo regresar a mis compromisos particulares, generando la oportunidad para que otro representante de la sociedad civil haga también su contribución», sostuvo Martínez.

Esta renuncia ocurre dos semanas después del proceso de elecciones regionales del 21 de noviembre y luego de que el Tribunal Supremo de Justicia inhabilitara al candidato de la MUD para el estado Barinas, se pospusieran las elecciones para enero en esa entidad y también se inhabilitara para cargos políticos a la esposa de Freddy Superlano, Aurora Silva, quien sería la candidata para los comicios en Barinas.