VENEZUELA / El vicepresidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Leonardo Morales, descartó la posibilidad de una suspensión de las elecciones previstas para el 6 de diciembre, en vista de la pandemia de coronavirus, las falla en los servicios públicos y de combustible que registra la nación.

«Sé que estamos en una circunstancia excepcional (…) para nada se ha debatido eso, pero sí se ha discutido es el tema de la pandemia, se ha venido trabajando sobre eso, en evitar las aglomeraciones para que no se incremente, que los miembros de mesa no toquen nada, etc.»

Próximamente iniciará la campaña elaborada para estos comicios con los cambios incorporados en la herradura, en vista de las medidas sanitarias que deben cumplir.

En cuanto a la participación de acompañantes electorales de la Unión Europea, el integrante del CNE afirmó que ha surgido información de que algunos actores de la UE se han mostrado dispuestos a venir, «pero no es fácil» en estos tiempos.

«Si hay un acuerdo político entre las partes, que recomienden la postergación de los comicios, porque llegaron a un acuerdo con algún organismo internacional, etc. se deberá debatir

Fallas eléctricas

Morales aseguró que las máquinas de votación adquiridas recientemente tienen una autonomía para operar hasta 11 horas, sin servicio eléctrico, esto luego de ser consultado tras la falla en el servicio ocurrida este miércoles en varios estados del país.

«En los distintos procesos que el Consejo ha tenido, siempre se toman precauciones de rigor, así no hubiesen fluctuaciones o crisis eléctrica (…) Si se llegara a producir en algunos estados del país algún apagón o caída de tensión, no habría inconveniente en la operatividad en los equipos adquiridos», aseguró

Morales adelantó que las máquinas están llegando al país por lotes, «nunca se traen todas juntas, porque no es un producto de consumo masivo, en la medida en que se van fabricando van llegando».

Se trata de cerca de 30 mil equipos que llegarían al país, todos con el captahuellas correspondiente.

La pandemia de covid-19 ha ralentizado el proceso en vista del cierre de tráfico aéreo en el mundo entero.