VENEZUELA / El abogado defensor de los derechos humanos, Rafael Narvaez, instó al Ministerio Público a iniciar una investigación por el delito de odio y discriminación hacia los venezolanos que están retornando al país.

Calificó como un acto de discriminación criminal llamar “armas biológicas” a las personas que ha regresado a Venezuela en medio de la pandemia por COVID-19.

Narvaez responsabilizó al régimen por el desplazamiento forzado de más de cuatro millones de venezolanos a otras latitudes, en la búsqueda de una mejor calidad de vida.La hambruna por la hiperinflación indetenible, la crisis sanitarias, escasez de medicamentos, el colapso de los servicios básicos, la represión, persecución, detenciones arbitrarias con torturas, y los tratos crueles e inhumanos en contra de los manifestantes por parte de los cuerpos de seguridad del estado, fueron los detonante para abandonar el país, manifestó el exparlamentario.

Destacó que el Estado debe respetar los derechos humanos de los venezolanos que retornan al país, rechazando todo tipo de discriminación y garantizándoles salud y alimentación.

Sin duda alguna estamos en presencia de una política pública de violación sistemática de los derechos humanos por parte del estado y su víctima es el pueblo que ya no encuentra la manera  de hacerle frente a tantas calamidades diarias, dijo.

El abogado añadió que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) fue desplazada por el comando de Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el cual se encarga del control del orden público, al igual que reprime y ejecuta detenciones arbitrarias sin derecho a la defensa.

El exparlamentario pidió a los ciudadanos solidaridad con los venezolanos que están retornando a Venezuela con contagio del COVID-19.