VENEZUELA/ El abogado defensor de DDHH, Rafael Narváez, calificó los discursos, por parte los parlamentarios oficialistas elegidos el 6D, como impregnados de venganza política, los cuales no tienen la intención de investigar las violaciones sistemáticas de derechos humanos que sigue cometiendo el Estado contra los ciudadanos.

En referencia a esta “nueva” Asamblea Nacional expresó que “no vienen a renovar los poderes públicos para que retomen su autonomía e independencia y menos la revisión del comportamiento del judicial, que cada día se aleja de impartir verdadera justicia. No vienen a investigar a los cuerpos de seguridad del Estado, que se han convertido en la amenaza letal contra los derechos humanos. No vienen a exigir al Ejecutivo detener la feroz hiperinflación que devoró el poder adquisitivo”.

El profesional en derecho agregó que la crisis económica ha diluido el salario, lo que sigue generando el desplazamiento forzado de millones de venezolanos a otros países. Se encuentran con desprecio, xenofobia y muerte.

Un Estado violador de DDHH

El coordinador de la ONG, Derechos Civiles, aseguró que el Ejecutivo Nacional pregona una paz y reconciliación que no existe. En realidad, se observa la restricción de los derechos de los ciudadanos. Quienes ejercen reclamos justos, lidian con los cuerpos de seguridad, para callar la angustia de una población agobiada por innumerables problemas, sin la posibilidad de una solución a corto plazo.

Seguimos en presencia de un Estado violador sistemáticamente de los derechos humanos y que, en nada, tiene la intención de restablecer los derechos infringidos de un pueblo sufrido sin esperanzas, añadió.