VENEZUELA/ El defensor por los derechos civiles, Rafael Narváez, condenó las detenciones arbitrarias de quienes se movilizan y alzan su voz por mejores condiciones de vida para para sobrevivir ante la feroz inflación que sigue causando estragos en la población de menores recursos por sus sueldos miserable y pensiones de hambre.

«Todos tenemos derecho a la protesta pacífica cómo lo establece nuestra Constitución en su Artículo 68, pero como siempre, es vulnerado sistemáticamente por un gobierno que no ofrece soluciones, sino que por el contrario, le lanzan a los que se movilizan organismos represores como el SEBIN«, indicó Narváez.

Señaló, que la persecución y las detenciones arbitrarias contra los dirigentes sindicales no es solución al problema del hambre, crisis sanitarias, situación grave de los pacientes crónicos y en especial los niños que sigue fallecimiento en el JM de los Ríos.

«Estamos en presencia de una nueva arremetida por parte del Estado en contra de los derechos constitucionales y DDHH de los ciudadanos finalizó el exparlamentario», indicó el defensor de los Derechos Humanos.