VENEZUELA/ Rafael Narváez, exparlamentario y defensor de los derechos humanos, explicó que de nada le vale al gobierno de Nicolás Maduro intentar borrar con arrepentimiento los crímenes que ya existen en el expediente de la Corte Penal Internacional (CPI).

“Le recuerdo al Estado que es firmante del Estatuto de Roma de la CPI desde el año 2000, y que a partir del 2002 este organismo es competente para investigarlos por Crímenes de Lesa Humanidad como lo establece artículo 7.”, señaló Narváez.

El también coordinador de la defensa por los derechos civiles destacó que la represión, detenciones arbitrarias, torturas, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzosas y violaciones sexuales por parte de cuerpos de seguridad  son todos crímenes reflejados en el informe técnico de la Misión Independiente de Determinación de los Hechos de Violación de los Derechos Humanos en Venezuela del Consejo General para los Derechos Humanos de la ONU y antes destacados en el informe por la alta comisionada Michelle Bachelet.

La aprobación del informe preliminar para que la CPI inicie el proceso de investigación contra el Estado les reafirmó que  las violaciones graves a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad no prescriben ni existen privilegios para los responsables, afirmó el exparlamentario.

El abogado manifestó nuevamente su rechazo ante la decisión del Ejecutivo Nacional de criminalizar el trabajo de las ONG con la aprobación de la resolución apéndice de la ley contra el terrorismo y la delincuencia organizada que las obliga a delatar a las víctimas.

Narvaez hizo un llamado a todos los activistas a mantenerse firmes en la defensa de las víctimas de violaciones contra los derechos humanos.