VENEZUELA/ El exparlamentario, Rafael Narváez, aseguró que hay una conducta criminal, por parte del primer ministro de Trinidad y Tobago en contra de todos los venezolanos que intentan entrar a la isla como desplazados y refugiados.

Las autoridades de Trinidad los detienen a los venezolanos, para luego ser deportados lanzándolos al mar sin ninguna protección con el riesgo de pérdidas de vida, como el caso más reciente donde ya han aparecido 28 cadáveres flotando en el mar, violando los pactos internacionales en materia de refugiados, desplazados y la convención de Viena que obliga a los países signatarios a dar la protección social, alimentación y jurídica a migrantes, añadió.

El abogado defensor derechos humanos cuestionó a los países receptores de migrantes venezolanos por la falta de humanidad, pues en una oportunidad Venezuela les recibió con los brazos abiertos, permitiéndoles gozar de todos los derechos; pero ahora, los connacionales son despreciados con xenofobia.

La administración de Maduro es la verdadera responsable

Narváez, aseguró que la administración de Maduro es responsable por los cinco millones de venezolanos que abandonaron el país huyendo, por diferentes razones como la escasez de alimentos, fallas permanentes en los servicios públicos, decadencia en materia de salud e hiperinflación.

Con respecto a la crisis económica indicó que el gobierno chavista “devoró los sueldos miserables de los trabajadores. Las migajas que reciben nuestros ancianos que deben decidir si comprar cinco pastillas para la hipertensión o comprar 1/2 kg de cambures y no morir de hambre”.

El abogado mencionó que el Estado, violador sistemáticamente de los DDHH, no tiene alma ni piedad con los venezolanos sufridos.