VENEZUELA/ Detenciones recientes desmantelaron una red que operaba en Pdvsa Gas Comunal, que vendía las bombonas con sobreprecio y desviaba más del 60% de la ya escasa producción de gas licuado de petróleo. El pasado 4 de febrero el Ministerio Público comunicó el arresto de tres gerentes de varias plantas de llenado y del presidente de Pdvsa Gas Comunal, Jacob Grey.

La red presuntamente manejada por Grey traficó unos 10 mil barriles diarios de GLP, lo que representa 66,6% de la producción. Además vendían los cilindros de 10 kilogramos a $10 cada uno, lo que equivale a un sobreprecio de más de 50 mil por ciento, pues una bombona a precio oficial cuesta $0,02.

En 2019 la demanda de gas licuado del petróleo (GLP) era de 68 mil barriles diarios. En ese momento Petróleos de Venezuela (Pdvsa) apenas pudo despachar 15 mil barriles por día, lo que provocó un déficit de 53 mil barriles.

Con las sanciones petroleras de ese año las importaciones se vieron afectadas y la escasez de hidrocarburos se agudizó en el país.