VENEZUELA/ “El derecho a la comunicación engloba a todos los demás derechos humanos. Y hoy en día la libertad de expresión y comunicación son vitales para el rediseño de la democratización en Venezuela”, afirmó Marcelino Bisbal, investigador y director de Publicaciones de la Universidad Católica Andrés Bello, durante su participación en el foro “Desafíos de la libertad de prensa” organizado por la Embajada de Francia y el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de esta casa de estudios.

Bisbal señaló que le toca al ciudadano reclamar el acceso a la información y entender lo que significa el hacer del periodista para la democracia. “Hoy el verbo a conjugar es insistir. No queda otra”.

El padre Francisco José Virtuoso, rector de la UCAB, recordó en su intervención que la libertad de expresión es un derecho universal que ha sido altamente vulnerado. Advirtió que la sociedad venezolana tiene que hacer esfuerzos para la recuperación y la defensa de la libertad de expresión como algo inherente a la recuperación de la democracia en Venezuela.

El embajador de Francia en VenezuelaRomain Nadal, señaló que “la libertad de prensa solo se desgasta cuando no hacemos uso de ella”, haciendo alusión a la frase de la portada de un diario satírico francés. Dijo que este foro, realizado con el Cepyg Ucab, forma parte de la celebración del Día de la Prensa, para lo cual se organizó también una exposición de caricaturas políticas que estará esta semana en el Centro Cultural BOD, donde la figura central es el caricaturista Jean Plantu, del diario Le Monde.

Emanuel Colombié, director de Reporteros Sin Fronteras para las Américas, mostró su preocupación por el deterioro de la libertad de expresión en América Latina. Actualmente, dijo, los países que están en mejor situación son Costa Rica, Argentina y República Dominicana mientras que Nicaragua, Cuba y Honduras ocupan los últimos lugares. Venezuela se encuentra en el puesto 159 de 180, habiendo perdido 11 puestos, lo que genera mucha preocupación.

Por su parte, Andrés Cañizalezdirector de Medianálisis, aportó cifras del deterioro de la libertad de comunicación en el país. En ese sentido indicó que en los últimos 20 años desaparecieron casi la mitad de los periódicos que se imprimían en el país. “Tenemos una ciudadanía que se quedó sin periódicos en un país donde 60% de la población no tiene acceso a internet; donde para un adulto mayor es casi impensable tener un teléfono inteligente. Y un país sin periódicos, sin prensa independiente, será víctima de la desinformación”. Agregó que igualmente han cerrado 180 emisoras de radio. Por eso, “hoy tenemos una sociedad fragmentada y lamentablemente desinformada”.

Aymara Lorenzo, del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS), afirmó que la libertad de expresión se enfrenta al miedo, hostigamiento y la censura. Enfatizó que solo en 2021 se presentaron 249 casos de violaciones que acumularon 380 violaciones a la libertad de prensa y al acceso a la información en el país. Por eso, y de acuerdo a una medición donde cero es nada de libertad y 100 es total libertad, Venezuela se encuentra en la categoría “algo de libertad de expresión”.

Asimismo, la periodista Vanessa Davies insistió en que es necesario avanzar en un proceso de redemocratización con una propuesta para un país diferente al que tenemos. Insistió que actualmente “la comunicación y la libertad de prensa en Venezuela están en emergencia humanitaria, como todo el país”.

En esta misma línea, participaron Lisseth Boon y Luis Carlos Díaz, del Caracas Press Club, quienes se refirieron a casos específicos y muy conocidos de violaciones a la libertad de expresión, como el del periodista Roland Carreño, quien lleva más de año y medio detenido sin juicio, y el del propio Luis Carlos Díaz, detenido en 2019 y cuyos derechos laborales fueron coartados.

A Francis Betancourt, de Espacio Público, le correspondió referirse al marco de leyes y mecanismos que actualmente limitan la libertad de expresión.

El caricaturista Jean Plantu, apoyado en caricaturas propias y de sus colegas en el mundo, hizo un recorrido sobre el significado de este oficio, donde la subjetividad está necesariamente presente, inspirada en la objetividad del periodismo con el cual se sienten comprometidos los ilustradores. Por su parte, Ana Black, caricaturista venezolana, expuso la necesidad inevitable de abordar la realidad de la crisis venezolana, foco de su trabajo en los últimos años.

Al cerrar el evento, Benigno Alarcóndirector del Cepyg, indicó que cuando se habla de democracia participativa o deliberativa estamos hablando de libertad de expresión. Y en Venezuela la única manera de recuperar la libertad es con un cambio no solo de personas sino también de instituciones y de reglas que respeten la democracia.

Durante el foro “Desafíos de la libertad de prensa”, organizado por la Embajada de Francia en Venezuela y el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, organizaciones como Medianálisis, Periodistas sin fronteras, Ipys Venezuela, Caracas Press Club y periodistas invitados presentaron evidencias y propuestas sobre las limitaciones para el ejercicio libre de la profesión.

Posterior al foro, la Embajada de Francia y Jean Plantu develaron una obra sobre la libertad obsequiada al CEPyG UCAB, en la cual el caricaturista delineó un mensaje de paz asociado a la lucha por el derecho a la información