VENEZUELA/ El doctor Julio Castro, médico infectólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela e integrante del Instituto de Medicina Tropical, explicó que desde el año 2002 la población mundial ha venido siendo víctima de una series de virus muy agresivos: Influenza H5N1, Influenza H1N1, Cólera, MERS-CoV, Influenza H7N9, Ébola, Zika, Fiebre Amarilla, Cólera, Peste y más recientemente COVID-19.

Explicó que la situación mundial, en cuento a esta pandemia, es de un crecimiento lento. Recordó que primero se presentó en China y luego se expandió a Europa, América y luego a América Latina.

Lamentablemente no estamos lejos del final, todo lo contrario, los que piensan que la epidemia está disminuyendo no tienen la razón, no hay ninguna señal que nos haga pensar que eso es así”, advirtió el especialista. En concreto, el experto señaló que el rango de tiempo podría alcanzar a mayo o junio del 2021.

Castro indicó que la única manera de disminuir la curva de contagio es usando las medidas de seguridad que se conocen hasta los momentos: tapabocas, distanciamiento físico y lavar las manos con frecuencia.

“Siempre me preguntan cuándo se va a presentar el pico máximo de la enfermedad y ante eso respondo que desde el mes de junio el aumento de contagio es de un 200%. Creemos que eso tiene que ver con las etapas de flexibilización. La única manera de saber cuándo se detendrá el aumento es cuando nos informen que lograron evitar el contagio, la transmisión del virus. Eso no se produce por azar, se produce cuando logres evitar la transmisión del virus”, dijo.

El médico señaló que hay dos vías para la epidemia se considere controlada: que un volumen de entre 50% o 60% de la población sea infectada, lo que permitiría que la expansión se fuese controlando naturalmente, y otro que exista una vacuna eficaz.

A juicio del médico infectólogo, la vacuna para erradicar la COVID-19 no estará lista y disponible antes de enero de 2021 por lo tanto solo queda aplicar mecanismos de control. Castro considera que en Venezuela la situación de distanciamiento físico se mantendrá por muchos meses más.

Castro advirtió que Venezuela está próxima de registrar un lleno «arquitectónico» de camas para atender a pacientes de COVID-19 y señaló concretamente el caso de Zulia, donde la saturación pasa de 90% para las unidades de terapia intensiva.