VENEZUELA/ Manuel Enrique Figuera Esparza, internista e infectólogo, presidente de Sociedad Venezolana de Infectología y superintendente en Salud Baruta, alertó que los centros de vacunación de COVID-19 se están convirtiendo en focos de desinformación.

Como ejemplo señaló que dejar de vacunar embarazadas o personas que toman antibióticos, es falta de capacitación de gente del sitio, aclaró Figuera Esparza. Destacó que hay muchos mitos y poca capacitación del personal de salud para la vacunación.

El infectólogo insistió en que en los centros de vacunación se ven aglomeraciones y largas esperas, haciendo de estos focos de contagio muy grandes.

Figuera Esparza resaltó que esta situación no solo se resuelve con vacunación, también se necesita educación prevención y medidas restrictivas.

En Venezuela no sabemos cuántas personas se están vacunando, ni cuantas vacunas están llegando o han llegado, acotó el médico.

Explicó que Venezuela está en medio de un ambiente muy politizado y el plan de vacunación debe ser técnico-científico.

«El llamado a las autoridades es a tomar el rumbo adecuado para tratar la enfermedad» señaló Figuera Esparza.

El internista aseguró que la falta de descentralización en los procesos de salud y vacunación hace que los contagios suban.

Recordó que en el país no se hacen todas pruebas de detección necesarias para tener datos reales, advitió que el subregistro es impresionante.

Figuera Esparza indicó que se espera que las autoridades incorporen factores técnicos para tener orientación sobre la enfermedad.