VENEZUELA/ Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional electa en diciembre de 2015 y considerado por una parte de la comunidad internacional como presidente encargado de Venezuela, afirmó este martes 23 de noviembre que no tiene aspiraciones «de momento» a postularse como candidato presidencial ante un eventual proceso, el cual debería definirse por mecanismos establecidos como encuestas, primarias o consensos.

Guaidó no se opuso a que existan líderes políticos que de «forma natural» decidan tomar la batuta y liderar en cualquier proceso, por lo que destacó a que se debe trabajar para la pluralidad de participación. De igual forma, aseveró que en la actualidad lo que se quiere es lograr condiciones competitivas y que sean libres.

Indicó que la mayoría de los políticos que quieren llevar a cabo primarias en el país están actualmente inhabilitados y que representa también una «competencia desigual» en cualquier evento al que se presenten, al tiempo que subrayó que se deben renovar los liderazgos y buscar la rearticulación del movimiento político para superar el proceso «natural» de desgaste. Hizo mención a que las propuestas en las elecciones regionales se redujeron a prometer agua y luz a los ciudadanos, lo que dio a entender que es un retraso en las condiciones del país.

 

“Hoy hay una dictadura en Venezuela, que viola derechos humanos, y mi mandato es lograr una elección presidencial libre y justa. ¿Cuándo queremos que sean las elecciones? Lo más pronto posible, por eso estamos procurando un proceso de negociación y acuerdo con la facilitación del Reino de Noruega. Que me presente o no, hoy no tiene mucha importancia“, insistió.

Guaidó reiteró que su mandato constitucional es conseguir que hayan elecciones en el país con las condiciones idóneas para que se lleven a cabo, por lo que dijo que se procuran mesas de negociación. En ese sentido, expresó que es Nicolás Maduro quien más necesita el espacio de México debido a los señalamientos que tanto él como su administración tienen en contra y que es a través de la negociación que se deben llegar a soluciones para la crisis nacional.

Sobre las elecciones regionales realizadas el domingo 21 de noviembre, Juan Guaidó las calificó de «evento electoral» y si bien insiste en no legitimar a Maduro ni al Consejo Nacional Electoral, sí reconoce que fue un «testimonio de lucha en sí mismo para recuperar la democracia» y comentó que hubo un 60% de abstención en la jornada, para lo que a sus ojos es admitir por parte del Ejecutivo que actualmente son minoría en Venezuela.

 

Destacó que se lograron alcanzar «lugares que nunca habíamos logrado ni siquiera en la elección Ejecutivo de 2015», lo que es «un arrebato a la dictadura de Maduro» de esos espacios. De igual forma, advirtió que los gobernadores electos no tienen capacidad para atender los problemas porque el Estado controla todos los recursos y puso de ejemplo los «protectorados» a entidades donde ganaron candidatos opositores en las pasadas elecciones.

Guaidó también comentó como dato a resaltar que ninguno de los gobernadores de la llamada alternativa democrática repitió en su estado.

Mantuvo el discurso de sentir un «respaldo muy sólido» por parte del pueblo venezolano y la comunidad internacional, ratificando que los puestos de liderazgo deben ser «circunstanciales». En ese sentido, expresó que cuando él se proclamó como presidente interino respondió a un «momento político» y acotó que si bien no va a claudicar ante Maduro en su puesto, «los liderazgos se ganan».